¿Quieres descubrir algunas de las maravillas del imperio chino que encontrarás en Beijing?

La ciudad prohibida

Fue construida en el siglo XV y se sitúa estratégicamente en el centro de Beijing, justo al norte de la plaza Tian’anmen, el palacio es la construcción más grande de la antigua china. Se puede encontrar una gran cantidad de reliquias y objetos culturales que ofrecen una de las exhibiciones más grandes de China en la actualidad. Es el lugar más importante y visitado de Pekín, especialmente para los ciudadanos chinos, que en la actualidad pueden pasear por el que fue un lugar impenetrable durante muchos siglos.

El horario de la Ciudad Prohibida es desde el 1 de abril hasta el 31 de octubre de 8:30 a 17:00 horas y su precio es de 60 Yuanes (8€) y desde el 1 de noviembre hasta el 31 de marzo abre de 8:30 a 16:30 horas y su precio es de 40 Yuanes (5€). Si se visita por libre se estima una duración de la visita de 2 horas y 2 horas más para profundizar en los palacios laterales, cuando se hace en un tour hay que tener en cuenta que te enseñan lo más destacado y la visita no es de más de 2 horas.

Un gran consejo si tu visita es por libre es empezar por la mañana temprano después de ver el amanecer sobre los hutongs en la Colina del Carbón (Jingshsan Park) y entrar por la Puerta Norte al gran palacio, ya que la ruta de norte a sur es más tranquila, menos transitada y podrás disfrutar haciendo fotos sin agobios de turistas.

Nosotros comenzamos desde la Puerta Sur ya que el minibus del tour nos dejó allí y comenzamos a seguir a nuestro guía.

A las 8 de la mañana entramos a la Ciudad Prohibida acompañados de esa neblina tan característica del cielo de Beijing que nos acompañó durante toda nuestra estancia.

Los turistas chinos se amontonan ante el Salón Real.

Pero también sobre nuestra pequeña, todos quieren fotografiarla.

Antes de acabar la visita se encuentran los espectaculares jardines (si entras por la Puerta Norte será lo primero que veas)

Y finalmente salimos por la Puerta Norte divisando el Parque de Jingshan al fondo sobre la colina y el cielo se volvió más gris, cayéndonos un chaparrón mientras esperábamos al bus.

Puerta Norte Ciudad prohibida

Casa de té

Después de la visita a la Ciudad Prohibida te llevan a degustar té, nos llevaron a una tienda que se encontraba antes de entrar al Templo del Cielo. Te dan de probar un montón de variedades de té y te lo acompañan con unos ricos cacahuetes, te explican en inglés su procedimiento y curiosidades, para posteriormente venderte algún té a precio de oro, eso sí tienen la consideración de darte algún detalle con la compra, como unas tazas o un niño meón de arcilla (se le moja en agua y luego se le echa té o agua muy caliente y mea), por llevarnos esta reliquia que le hacia gracia a la pequeña tuvimos que comprar un bote de té por 100 yuanes (12€) que era lo más barato que había.

Templo del Cielo

Se encuentra en un gran parque al sur de Beijing muy animado, muchos ciudadanos chinos lo utilizan para practicar tai chi, jugar a las cartas, volar cometas o participar en concurridas clases de baile. Pero realmente es famoso en todo el mundo por su belleza arquitectónica y es uno de los mayores recintos sagrados de China. Se construyó durante el reinado de la dinastía Ming, era el lugar donde los emperadores solían adorar al cielo y orar por una buena cosecha.

Se encuentra abierto de 8 a 17 horas y su precio es de 30 Yuanes (4€)

Es muy emocionante empezar a caminar y divisar de fondo este gran e impresionante Templo.

Viendo las imágenes sobran las palabras, es de los lugares de China que más nos impresionaron.

Terminando nuestra visita del Templo del Cielo se volvió de nuevo el cielo gris y tuvimos que salir corriendo para no mojarnos, pero también tiene su encanto fotografiar esta maravilla arquitectónica con lluvia, ¿no?

Comida

Al salir del Templo del Cielo nos esperaba un coche eléctrico tipo seater para llevarnos a un restaurante para probar típicos planos chinos, donde compartimos una agradable comida todos los del tour. No eran grandes delicatessen ni los platos más ricos y típicos de la zona, pero probamos un poco de todo, como gyozas, carnes, verduras, sopa, arroz…

Palacio de Verano

Con el estómago lleno le llegó el turno al gran Palacio de Verano, se encuentra ubicado al noroeste de Beijing y consta de un gran jardín imperial de 290 hectáreas que abarca la Colina de la Longevidad y el lago Kunming que ocupa una tercera parte del terreno. En este palacio los emperadores de la dinastía Qing manejaban sus asuntos gubernamentales, pasaban sus vacaciones de verano para escapar del sofocante calor de Beijing, celebraban su cumpleaños y venían a relajarse.

El horario del Palacio de Verano es del 1 de abril hasta el 31 de octubre de 6:30 a 18:00 horas y su precio es de 60 yuanes (8€). El resto del año su precio es de 50 Yuanes y se encuentra abierto de 7:00 a 17:00 horas. Se puede llegar desde Quianmen con el bus 726 y el trayecto tienen una duración de 1 hora y media.

Durante el tour nos preguntaron si queríamos pagar un extra por ir en el Dragon Boat hasta el Palacio de Verano y navegar por su lago Kunming, todos aceptaron ese modo de ir, pagando 120 yuanes extras por persona (16€). Nosotros también lo aceptamos ya que a nuestra pequeña le encanta viajar en barco. Si no se acepta este extra supongo que te llevan con el minibus hasta el Palacio.

Primero subimos a un barco más grande que nos llevó hasta el embarcadero del Dragon Boat, en el primer barco ya volvió el espectáculo de fotos queriendo todos fotografiar a la pequeña mientras correteaba por el pasillo, esto era solo el comienzo…

Y llegamos al Palacio de Verano con su inmenso lago que lo rodea, intentamos ver algo pero empezó a ser un poco complicado, no sólo por el poco tiempo que nos dieron de apenas una hora, sino…

Porque era muy dificil avanzar, nuestra pequeña parecía una famosa, todo el mundo la quería fotografiar y los niños jugar con ella. La verdad que impacta mucho que llame tanto la atención a los chinos, será que no es muy normal ver a niños tan peques occidentales o su cara de traviesa y el color de su pelo también sería alguna de las razones por las que recibía todas las miradas y sonrisas chinas.

Pero realmente lo que más nos sorprendió en el Palacio de Verano, a parte de la gran acogida que tuvieron los chinos con nuestra pequeña artista, fue descubrir unas fotos de cómo se transforma el Palacio de Verano al llegar el frío invierno, nos impactó muchísimo ver las grandes recreaciones cuando llega la nieve y se convierte el lago en una gran pista de patinaje. ¿A vosotros no os parece impresionante?

Y con el Palacio de Verano acaba nuestro tour por estas tres maravillas que se encuentran en la gran ciudad de Beijing y son super imprescindibles visitarlas durante tu viaje por China.

¿Dónde contratar tours para ver la ciudad de Beijing o la gran muralla china?

La mayoría de los hoteles tienen un mostrador de excursiones: tours a las secciones más importantes de la muralla, tours a las atracciones más importantes de Beijing, venta de entradas para la Opera, Shows de acrobacias, de Kung Fu…

Nosotros contratamos en nuestro hotel el tour para conocer Pekín que visitas La Ciudad Prohibida, el Templo del Cielo y el Palacio de Verano, nos incluía el transporte, la comida, las entradas y el guía por 450 yuanes (55€) cada uno, los niños de menos de un metro de altura son gratis.

Información sobre el tour de Pekín Imperial

Te recogen en el hotel a las 7.30 de la mañana en una minivan con aire acondicionado, las entradas a la Ciudad Prohibida, al Templo del Cielo y al Palacio de Verano se encuentran incluidas, pero no incluye el barco Dragon Boat del Palacio de Verano que es de pago voluntario y extra en el tour y cuesta 120 Yuanes por persona (16€). Pero si que se incluye el guía de habla inglesa y una comida típica china. Un precio interesante ya que te enseñan en un día 3 de las principales atracciones turísticas de una forma cómoda, sin tener que hacer colas comprando entradas y sin necesidad de preocuparte en cómo ir de un sitio a otro. También hay que decir que te hacen alguna visita a tiendas, como a una tienda de té para degustarlo pero posteriormente casi te medio obligan a comprar algo y al finalizar el tour el guía te pide dejarle alguna propina.

Recomendamos esta forma de ver Pekín si se viaja con peques ya que es más cómodo que ir moviéndote por tu cuenta y hacer colas comprando las entradas. Si lo que te gusta es ver los sitios con tranquilidad y sin depender de nadie quizás sea mejor hacerlo por tu cuenta.

¿Quieres ver en vídeo nuestro tour por Pekín?

Puedes ver nuestro vídeo de Pekín Imperial en Youtube

Y no te pierdas los preparativos para tu viaje a China y ¿Cómo llegar de España a China?

¿Y qué hicimos ese día después del tour?

Comimos uno de los mejores patos laqueados de Pekín ¿Dónde comer el mejor pato laqueado en Beijing? y ¡también te lo enseñamos en YouTube!

Puedes encontrar los mejores precios para tus tours y entradas en Pekín pinchando aquí.

Pin It on Pinterest

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar