fbpx

¿Viajar con un bebé a China es fácil?

Los viajes con bebés no son fáciles y menos cuando son tantos días fuera de casa. Pero hay algunos que se llevan mejor que otros y China no fue un destino que nos facilitará a la hora de viajar con bebés o niños pequeños. Aquí te contamos nuestra experiencia en China con bebé.

Fue el primer viaje en familia que podemos decir que realmente se nos hizo pesado y algo duro. Por eso vamos a hablar sobre las reflexiones de nuestro viaje a China con un bebé.

Tras 17 países visitados desde que somos 3, más de 5 largos viajes de más de 10 días y muchas escapadas. Podemos decir que fue el país donde más crisis familiares hemos tenido durante un viaje…

¿Pero porque pensamos así a pesar de que fue uno de nuestros mejores grandes viajes?

 

El largo viaje en avión desde España a China

Este no fue ningún empedimiento para disfrutar del viaje ya que volamos cómodamente con Etihad, con una escala adecuada de una hora y media.

Viajando con bebés o niños lo de las escalas cortas o que los vuelos sean directos es muy importante

Ya que contribuyen a que el vuelo se haga menos pesado. Las escalas de menos de 1 hora no las recomendamos, hemos sufrido alguna con incluso retraso del avión y nos ha tocado correr mucho e ir con la ansiedad de poder perder el enlace. Si los vuelos son de la misma compañía y se ha comprado a la vez no hay problema porque te tienen que esperar si el avión ha llegado retrasado. En caso de no haberlo comprado a la vez si que hay problema porque no les aparecerá como que tu vienes de hacer un enlace.

Por eso si el vuelo no es directo, recomendamos una escala de 1 hora y medio, máximo 2 horas. Más tiempo puede ser muy pesada la espera. Recuerdo una espera que hicimos una vez de más de 4 horas en el aeropuerto de París que nos desesperó, pues no quiero imaginar esa espera yendo con niños pequeños y en nuestro caso las descartamos por completo.

En nuestro viaje a China la escala fue en Abu Dhabi y tuvimos la suerte que justo embarcamos tanto a la ida como a la vuelta muy cerca de la zona de niños donde disfrutó y se cansó tanto que subió al avión para seguir durmiendo.

Tenemos mucha suerte que el avión le de sueño a nuestra bebé, normalmente se pega unas buenas cabezadas o se entretiene viendo alguna película. Nunca se le ha hecho ningún vuelo una tortura ni a ella ni a nosotros.

También intentamos que los vuelos coincidan con la siesta o con la noche para que al llegar al destino tenga el menos jet lag posible, ella y nosotros.

Llegamos a Pekín…

Y nos encontramos ante una grande cola para enseñar los visados. ¿Qué hicimos? Había una cola a parte que era para diplomáticos y vimos a gente con sillas de ruedas así que nos acercamos y preguntamos si al ir con la niña había alguna opción de evitarnos la enorme cola. ¡Y así fue! Alguna ventaja tiene que tener viajar con peques.

Los transportes en China con un bebé

 

Taxis

En China ni te obligan a llevar silla de auto en los taxis ni en los buses de excursiones, la seguridad infantil prima por su ausencia. También es de mencionar la locura del tráfico, hay que evitar las horas puntas y más en días de lluvia.

Una de nuestras anécdotas y a la vez un momento duro en nuestro viaje fue en Xi’an para ir en taxi hasta la estación de tren para ir a Shanghái: El tren rápido que cogíamos hacía Shanghái desde Xi’an North salía a las 8.45 de la mañana. Salimos del hotel una hora antes, al ver que llovía decidimos esperar un taxi y en menos de 5 minutos nos subimos a éste. No paraba de llover y el tráfico era infernal, apenas avanzábamos, 19 kilómetros que se hicieron interminables y sobretodo los últimos minutos cuando veíamos la estación y una cola inmensa de taxis hasta llegar a la puerta. Tan sólo faltaban 10 minutos para que saliera el tren y el taxi se encontraba a unos 200 metros de la puerta sin avanzar así que nos bajamos corriendo dándole al taxista un billete de 50 Yuanes (6€), mochilas a la espalda, la bebé al carro y a correr bajo la lluvia. Ahora teníamos que pasar el control de la policía y enseñar los billetes y los pasaportes con un montón de gente esperando… Así que hicimos lo que hacen los chinos, nos colamos y conseguimos entrar rápidamente. Miramos las pantallas para ver la vía de nuestro tren y ya no aparecía, asustados empezamos a preguntar y finalmente nos indicaron la vía, subimos al tren y en menos de un minuto el tren se puso en marcha.
?c=14416&m=1375746&a=305011&r=&t=html - 21 días en China con un bebé, nuestras impresiones

El metro

En cuanto al transporte en metro fue la mejor opción para nuestros desplazamientos. A pesar de que siempre hay que pasar un control de bolsos antes de entrar, pero al ir con niños no son tan rigurosos y no te hacen plegar el carro ni que los peques se bajen. Lo único que hay que tener en cuenta es no usar el metro en hora punta, ya que en China hay mucho chino y si van todos a la misma hora a trabajar…

Por eso existe la figura de los empujadores, que son como personal de seguridad que utilizan una especie de escoba-gancho de metal para empujar a las personas y conseguir que las puertas se cierren. Nosotros solo lo vimos en Xi’an y ya no había tanta afluencia de gente.

Otra característica importante del metro en China es que es muy barato.

Las estaciones y los trenes

estacion beijing 150x150 - 21 días en China con un bebé, nuestras impresionesHay que saber que a los chinos no les gusta hacer colas e intentaran colarse continuamente, esto ocurre en cualquier sitio como en las taquillas de los templos, en los supermercados… pero donde más alucinamos fue en la estación de Shanhaiguan al volvernos a Pekín después de ver el final de la muralla china:

Mientras entrábamos a la estación se aproximó una avalancha de jubilados chinos, empezaron a empujar y a colarse. Nos quedamos flipando ante tan mala educación y tan poco respeto, ni yendo con un bebé nos respetaron. Menos mal que los de seguridad nos vieron e intentaron hacer un poco de hueco, en la vida nos habíamos imaginado que fueran así y los peores la gente más mayor.

Nosotros nos limitamos a coger los trenes de alta velocidad para movernos de una ciudad a otra, eran puntuales, rápidos y cómodos, pero en limpieza no tenían nada que envidiar a los de Japón. Siempre recordaré ese trozo de queso que se me cayó al suelo y al cogerlo tenía pegado una uña y pelos… No era muy recomendable dejar a los peques arrastrarse por el suelo. También hay que tener en cuenta reservar con tiempo tus billetes de tren porque sino tendrás la mala suerte de quedarte sin asiento e ir de pie o directamente no poder viajar el día que se quiere. Aquí encontrarás toda la info para reservar tus billetes en preparativos para tu viaje a China.

Pero el mayor contra para tu viaje a China con un bebé es la comida… ¿Por qué?

 

¿Cómo sobrevivir con un bebé de dos años en China? Nuestra experiencia gastronómica durante 21 días

Al aterrizar en China nuestra primera parada fue un supermercado para abastecernos de todo lo necesario para la peque. Estos supermercados los encontrarás en los grandes centros comerciales de las principales ciudades y suelen ser de comida internacional. Podrás encontrar leche suiza, quesos e incluso jamón de España o Italia. Nuestro imprescindible para el día a día con bebé es la leche de vaca porque con 2 años ya no tomaba lactancia materna ni biberones de fórmula, además le gusta con colacao por eso vamos provistos siempre con sobres desde España y también con su taza y pajitas. En la lista de la compra tampoco nos puede faltar las galletas, cereales, bananas, queso, yogures, jamón y salchichas para cocer en los hervidores de las habitaciones de hotel. También siempre nos salva coger de los desayunos de los hoteles huevos duros (pero en este viaje tuvimos pocos alojamientos que incluyeran el desayuno).

A la hora de comer en restaurantes tuvimos bastantes problemas, al principio se comía muy bien el arroz y los tallarines, pero enseguida se cansó, perdió el apetito y no quería apenas probar nada. Pero es algo que también nos pasó a nosotros. Porque encontrar un restaurante apetecible, limpio, a buen precio y donde entiendas lo que pides comenzó a ser difícil durante el transcurso del viaje. A pesar de eso, nuestra pequeña nos sorprendió comiendo sopa de pato cuando fuimos a comer un auténtico pato Pekín, comiendo alguna brocheta de pollo en algún puesto de la calle… Pero también tuvimos que acudir a los infalibles, por primera vez se comió una hamburguesa del McDonald’s. Es el último sitio al que queríamos acudir pero al terminar de ver los Guerreros de Terracota de Xi’an y ver un McDonald’s decidimos que era la mejor opción para despertar de nuevo su apetito y hay que decir que no fue fácil que le diera bocado, tuvimos que insistirle y cuando empezó a comer casi lloramos de la alegría…

Realmente lo que nos salvó parte del viaje fue tener un apartamento con cocina en Shanghái, nos alojamos en el apartahotel Fraser Residence. ¿Por qué nos salvó? Porque tres días cocinando el chef de la casa con productos internacionales (encontramos incluso sazonador «Carmencita») devuelve el apetito a cualquiera… Justo al lado de este alojamiento encontramos un supermercado internacional que tenía de todo, te contamos más sobre nuestra experiencia alojados en Shanghái en Fraser Residence un hotel child friendly.

¿Y para comprar pañales y alimentación para bebés más pequeños?

En los supermercados de los grandes centros comerciales los encontrarás sin problema, leche, pañales, potitos… Lo que no sabemos decir que variedad de potitos habrá porque no compramos. En Japón si que tuvimos un poco de problemas con los potitos ya que no eran a gusto de los occidentales, llevaban algas y los sabores eran difíciles. Recomendamos si comen potitos llevar en la maleta por si acaso.

 

El alojamiento en China con un bebé

 

Generalmente no tendréis problema en alojaros con bebés o niños pequeños compartiendo las camas existentes (en muy pocos te ofrecerán cuna). Se pueden encontrar buenos hoteles y apartamentos por una media de 100€ la noche en las grandes ciudades (China no es barata). Pero hay que tener en cuenta que la limpieza de las habitaciones no es tan correcta como en Japón por lo que a veces merece la pena pagar un poco más y asegurarte ese bienestar.

El alojamiento más barato durante nuestro viaje fue en Pingyao: Nos alojamos en el Hotel Pingyao Jin Tai Sheng Inn que se encuentra en un patio de 400 años de antigüedad construido durante la dinastía Qing. El establecimiento ofrece habitaciones clásicas de estilo chino con cama kang y WiFi gratuita en todas las instalaciones, sus instalaciones miden 2.000 m², con 4 patios y 1 túnel. En pleno centro histórico de la ciudad y a 200 metros de la antigua casa de cambio Rishengchang. No es un Hotel con todas las comodidades y calidades pero tiene muy buen precio y es perfecto para pasar una noche en Pingyao al estilo chino en un lugar tradicional, además el dueño habla inglés así que es un punto muy a favor para tu estancia. Puedes reservar este hotel a un precio muy económico desde 16€ la noche en booking.

Pero dormir en Hutong de 12 metros² y en una cama que era una tabla de madera con un colchón muy fino los tres juntos, no fue lo más cómodo del viaje.



Booking.com

Lo que nunca te acabas de acostumbrar y acaba siendo agobiante durante tu viaje a China con niños es…

 

Que te paren continuamente para hacerse una foto con tu niña, que incluso te la cojan de los brazos mientras llora… No son muy respetuosos con el tema y les pueden las formas y las ganas de hacerse la mejor foto. Pero nos quedamos con los ratos buenos de nuestra pequeña jugando con los niños chinos horas y horas… Como en la Plaza de Tiananmen:

¿Y por qué la disfrutó tanto? Le regalaron una bandera de china y enseguida un niño se le unió a sus juegos, era un espectáculo verlos corretear, saltar, gritar y mover la bandera en una de las plazas más grandes y más conocidas del mundo ante los ojos de todos los espectadores chinos. Así dejamos pasar el tiempo, viéndola disfrutar, hasta que hicieron la bajada de bandera y cayó el sol. Es uno de los momentos que más recordaremos de nuestra estancia en Pekín, verle disfrutar así es lo que más valoramos desde que somos tres viajando.

En este vídeo te mostramos un poquito de lo que sucede cuando ven a una niña occidental…

¡Dale al play!

 

Otros contras: como la suciedad… El estar en una estación de tren y que el de delante tire un escupitajo al suelo, o ir por la calle y oír continuamente ese sonido… Y por supuesto que se te cuelen sin cortarse ni un pelo cuando estas esperando una cola…

¿Quieres conocer nuestro itinerario por China con un bebé?

 

Esta es nuestra valoración y visión sobre nuestro viaje a China con un bebé, es posible que otras familias tengan otras opiniones, si es así estamos encantados de que las compartáis en los comentarios. ¡Gracias! Y también estamos encantados de orientar y contestar cualquier duda que os surja sobre este gran destino.

Busca y encuentra tu vuelo al mejor precio, pinchando aquí

Para reservar tu hotel pincha aquí

Si prefieres alojarte en un apartamento reserva con Airbnb con un descuento de hasta 34€

Para contratar excursiones pincha aquí

Viaja siempre seguro con IATI Seguros con coberturas Covid

Descuento en tu seguro de viaje de un 5% con IATI Seguros

?c=14084&m=1109704&a=305011&r=&t=html - 21 días en China con un bebé, nuestras impresiones

🔥205