Os gusta viajar, os quedáis embarazados y… ¿Ahora qué? ¿Se puede viajar embarazada? Se avecinan las dudas, los miedos, las nauseas y el cansancio.

Viajar embarazada… ¿si o no? Todo depende de como te encuentres, si es un embarazo sin riesgos, en el que todo fluye con normalidad. ¿Por qué no continuar con tu rutina viajera y aprovechar esos meses de tus últimos viajes en pareja? o como en nuestro caso, los últimos viajes siendo tres…

Aquí te contamos siete experiencias de viajar embarazada de mamás travel bloggers, todas muy diferentes pero con una misma conclusión: “Si tu embarazo transcurre sin complicaciones, ¿por qué no seguir viajando? siempre y cuando sigas los consejos de tu especialista”.

 

Viajé a Sudáfrica embarazada y no lo sabía. Hice actividades deportivas, caminé mucho, comí todo tipo de comidas y tomé más cerveza de lo habitual. Estábamos en un viaje de prensa y todas las propuestas eran más que tentadoras. Cuando volví y me enteré, me asusté mucho. Fue un susto por desconocimiento.

Recuerdo que en ese momento pensé: “Se supone que una mujer embarazada no puede tomar alcohol ni hacer esfuerzos físicos y, se supone también, que los primeros tres meses son los que más cuidados hay que tener”.

Cuando consulté, me enteré, por ejemplo, que el feto no se alimenta del cordón umbilical (y, por lo tanto, de la placenta), hasta los dos meses. Es decir, que la cerveza no le hizo nada porque volví justo a los dos meses. Creo que hay mucha desinformación general, por eso, mi principal consejo si quieren viajar embarazadas es que consulten con su obstetra, pero también con un especialista en medicina del viajero, sobre todo si van a viajar a lugares con características ambientales/alimenticias diferentes a las que predominan donde viven.

Después de Sudáfrica vinieron varios viajes por la Argentina, algunos cortos y otros más largos, que incluyeron Corrientes, Tandil y Sierra de la Ventana. Todos esos viajes los hicimos en bus. Cuando nos tocó hacer el viaje a la provincia de Corrientes, en un viaje de muchas horas, elegimos hacerlo de noche y en bus cama. Fue la primera vez que usamos esos buses (suelen ser los más caros) y creo que dormí mejor que en un hotel. Así que mi segundo consejo es que si van a viajar en bus por distancias largas paguen la tarifa más cara porque lo van a agradecer.

Como tuve un embarazo sin riesgos, no hubo ningún momento de sobresalto en los viajes, solo trasladé mis rutinas y mi alimentación (tuve diabetes gestacional) a los viajes y todo fluyó como si hubiera estado en casa. ¡Que tengan un buen viaje embarazadas!

Podéis seguir sus aventuras por el mundo también en su Instagram

 

Viajar ( o no ) estando embarazada

Cualquier persona que nos conozca sabe que nuestra pasión es viajar y el traer a un miembro más de la familia no iba a impedir que nuestro sueño de seguir conociendo el mundo se acabase, pero hay momentos en los que por salud hay que hacer un alto en el camino y este fue nuestro caso cuando me quedé embarazada…

El estar esperando un bebé no es una excusa para no viajar, pero en los 9 meses que duró nuestro embarazo no pudimos viajar tanto como nos habría gustado; en los dos primeros trimestre fueron las nauseas y los vómitos los que nos acompañaron (si, los 6 meses…) y en último trimestre tenía la tensión por los suelos, así que tenía que ir acompañada a cualquier sitio e ir descansando cada poco tiempo. En fin, que fue un embarazo muy entretenido.

Como decía, no fueron grandes viajes los que hicimos estando embarazada, pero nos escapamos en un par de ocasiones para despejarnos un poquito, pero sin salir de España.

La primera escapada que hicimos fue un fin de semana a Vitoria a los 3 o 4 meses de embarazo, nos alojamos en un pueblecito muy cerca de la ciudad para estar más tranquilos; fue una escapada fantástica por dos motivos, no tuve nauseas en todo el fin de semana y pude comer todos los pintxos que nos ponían. Como anécdota os cuento que me quedé dormida, literalmente, en un bar mientras veíamos un partido de fútbol.

La segunda escapada fue a los 7 meses de embarazo, nos fuimos a Torrevieja para disfrutar de la playa; no habíamos pisado la playa en lo que iba de año y mi cuerpo lo necesitaba; pasamos 4 días descansando, paseando descalzos por la arena, comiendo frente al mar… Creo que de esta escapada vino el amor por nuestra peque al mar.

Resumiendo, viajar embarazada es posible teniendo en cuenta siempre las necesidades de cada una y los consejos de los especialistas.

Sigue sus aventuras en familia en Instagram.

 

La primera cosa para decir es que estar embarazada no es estar enferma.

Entonces, si el embarazo viene transcurriendo en forma normal, no debería ser un inconveniente viajar. Es por eso que, lo principal, es tomar las precauciones de los chequeos médicos y si el doctor entiende que está todo yendo según lo previsto, podéis planificar un viaje con tranquilidad.

Por supuesto que los primeros meses si es que te provoca el embarazo nauseas y vómitos, no será cómodo viajar y moverte todo el tiempo. Por eso, lo mejor es pensar el segundo trimestre para conocer algún destino. En ese momento la panza no es muy grande, los controles no son muy seguidos y las molestias del comienzo suelen desaparecer.

En nuestro caso, viajamos en el segundo trimestre y en el último, ya con casi 8 meses de embarazo. En ese segundo viaje, llevamos el permiso médico por escrito por cualquier consulta de la aerolínea, pero no hizo falta.

Tal como decía al comienzo, el embarazo es solo una condición más del cuerpo, por lo tanto, si ya venías haciendo trekking o te movías mucho en tu cotidianidad (en mi caso hacía gimnasio y running), no será un problema realizar caminatas para conocer el lugar. De hecho, yo subí el cerro Campanario (Bariloche, Argentina) caminando y les puedo asegurar que la panza no fue un problema.

Eso sí, recordar tener un momento al final del día para recostarte en el suelo contra una pared, subir las piernas y dejar que la circulación fluya. La mejor manera de no tener retención de líquidos y terminar haciendo de ese viaje un martirio.

¿Sigues a esta familia viajera en su Instagram?

 

embarazo 3 300x225 - Viajar embarazada ¿si o no? Experiencias de mamás travel bloggers

Muro de Berlín

 

Cuando me quedé embarazada, teníamos ya completamente organizado un viaje para recorrer Estocolmo, Helsinki, Tallin, San Petersburgo y Moscú durante 15 días. Teníamos vuelos, billetes de ferry, tren, hoteles reservados. Cuando teníamos que hacer el viaje estaría de 10 semanas. Era un viaje de no parar, y tuve una amenaza de aborto… Así que la ginecóloga me prohibió tajantemente hacer un viaje de ese tipo, por lo que tuvimos que cancelarlo. Con un seguro de viaje que teníamos, pudimos cancelarlo.

Durante el embarazo se puede viajar sin problemas siempre y cuando sea un embarazo sin complicaciones.

En mi caso, con un aborto espontáneo anterior y una amenaza de aborto en este embarazo, no era posible hacer un viaje tan movido durante el primer trimestre. Pero en cambio, sí que me permitieron hacer un viaje más tranquilo, sin coger avión. Así que con 10 semanas nos fuimos a Cádiz, con nuestro propio coche. Fue un viaje relajado de una semana: playa en Conil y tranquilos paseos por Cádiz y otros pueblecitos encantadores de esa provincia.

Luego con 13 semanas, hicimos otro viaje en coche a la provincia de Pontevedra. Fue una escapada de cuatro días en los que estuvimos en Vigo, Pontevedra, las islas Cíes, La Toja y Combarro. Fue también un viaje tranquilo.

Pasado el riesgo del primer trimestre, nos dieron luz verde para volver a coger un avión. Así que con 26 semanas nos fuimos a Alemania: y estuvimos en Múnich, Salzburgo, los Castillos del Rey Loco en Füssen y en Berlín. Fue un viaje maravilloso de 9 días en el que cumplimos algunos sueños viajeros como estar en el Oktoberfest de Munich o ver el Castillo de Neuschwanstein, o pasear junto al Muro de Berlín. Con 26 semanas, aun no tenía una tripa muy voluminosa, ni estaba muy cansada, por lo que fue un viaje en el que pudimos seguir el ritmo que teníamos antes del embarazo.

 

Lanzarote 300x206 - Viajar embarazada ¿si o no? Experiencias de mamás travel bloggers

Lanzarote, Islas Canarias, España

En los últimos años hemos visto un aumento de mujeres que viajan estando embarazadas, lo cual es lo más normal del mundo, siempre y cuando el embarazo no tenga ninguna complicación y el ginecólogo lo autorice. Y ese fue nuestro caso.

Durante el embarazo realicé dos viajes: uno a Lanzarote cuando estaba de unas 14 semanas de gestación y otro a la península (por aquel entonces vivíamos en Tenerife), cuando mi barriga era mucho más abultada, casi 7 meses.

En ambos viajes tuve que subir a un avión, lo cual no supuso ningún problema. En este sentido es conveniente revisar las restricciones de cada aerolínea, ya que hay muchas que restringen el acceso a mujeres embarazas que cuenten con 34, 35 o 36 semanas de gestación.

En el viaje de Lanzarote alquilamos un coche y recorrimos toda la isla. Cómo es lógico, la actividad turística fue tranquila, pausada y sin excesos. Realizamos visitas al Parque de Timanfaya, Parque Natural de los Volcanes, el Charco de los Ciclos, el mirador del Río, los Jameos del Agua…en fin, todos los lugares más importantes.

Con la comida tampoco tuve inconvenientes, ya que la gastronomía de Canarias es rica y saludable: papas con mojo, pescados como el cherne, quesos, ropa vieja (carne con legumbre), etc.

En resumen, siempre es bueno viajar, y estando embarazada aún más.

Sigue las aventuras de esta familia viajera también en su Instagram

 

IMG 9422 4 300x169 - Viajar embarazada ¿si o no? Experiencias de mamás travel bloggers

Uno de los viajes que recuerdo con mayor cariño fue el viaje que hicimos a Nueva York y Chicago embarazada. Sin embargo, como madre primeriza, tenía muchas dudas al respecto.

En la red vas a encontrar miles de opiniones, pero recomiendo avalar todo con tu obstetra que conoce tu historia clínica de embarazo. Por ejemplo, algunos médicos recomiendan no viajar a lugares con determinadas enfermedades como por ejemplo el zica, otros como en mi caso, sólo te recomiendan usar repelente. Me han prohibido comer pescado en lugares de marea roja, pero conozco muchas embarazadas que nunca han oído esta recomendación. En cuanto a las actividades, por lo general te solicitan que no hagas nada de lo que no venias haciendo, es decir si eres una persona sedentaria, caminar 10 km por día podría sentarte mal.

Despejados (o administrados) los miedos, es importante establecer cuándo viajar.  

Sabemos que se permite viajar hasta el segundo trimestre sin problemas. Sin embargo, es importante conocer cuándo termina exactamente ese segundo trimestre para evitar burocracias, o inclusive sobreprecios en la aerolínea y/o seguro de viaje que contratarás. Las políticas varían desde la semana 25 a la 36 según la empresa. Por ejemplo, nosotros viajamos en la semana 27, sin tener problemas con la aerolínea, pero el seguro de viaje sólo cubría partos prematuros hasta la semana 26, teniendo que realizar un costoso upgrade por tan solo una semana de diferencia.

Otro dato importante es conocer los derechos como embarazas según el país al que vas. En Estados Unidos, desde la misma Aerolínea American Airlines, como en los transportes públicos, no existe ningún tipo de prioridad, por lo que no debes sentirte mal si nadie te ofrece el asiento, aunque es correcto pedirlo. Asimismo, puedes exigir no pasar por los scanners de migraciones en los aeropuertos y que el control sea manual.

En conclusión, es muy importante estar tranquila y no invadirte con miedos ajenos. Si hasta ahora tuviste un embarazo excelente, un viaje no hará más que mejorarlo.

Sigue sus pasos por el mundo a través de su Instagram

 

Con dos embarazos a nuestras espaldas, dos embarazos muy diferentes, en el primero las nauseas, el malestar general y un aborto espontáneo unos meses antes, nos desanimaron a hacer grandes viajes. Pero estando de 14 semanas no nos pudimos resistir a una buena oferta de Ryanair que nos llevó a Milán, Bérgamo, Verona, al lago di Garda y al lago Como donde nos alojamos en una acogedora casita a orillas del lago. Fue una escapada relajada en el mes de diciembre mientras disfrutábamos del ambiente navideño italiano.

El segundo embarazo llegó de improvisto, con varios viajes reservados un mes antes de enterarnos de la gran noticia. ¿Y ahora qué? ¿Viajar embarazada o anular y perder el dinero?

Este último embarazo también transcurrió con las típicas náuseas durante el primer trimestre. Pero el problema de tener un culo inquieto viajero nos llevó a una escapada de 5 días por Navarra estando de 10 semanas, un viaje un poco cansado por los kilómetros que hicimos y porque nos acompañó un temporal de lluvias. A pesar de ello pudimos disfrutar del Castillo de Olite, de Pamplona, de las Cuevas de Zugarramurdi, el tren de la Rhune en el sur de Francia y mucho más, volviendo enamorados de esta provincia de España a la que sin duda volveremos.

A la llegada del segundo trimestre decidimos visitar la increíble Roma. Una ciudad que mucha gente piensa que no es para visitar con niños y menos con bebés, por sus calles adoquinadas, sus muchas ruinas que pueden cansar a los peques, porque puede ser cansada recorrerla a pie… A su favor hay que decir que hay muchos lugares donde los niños pueden disfrutar y aquí te los enseñamos. 16 Semanas de gestación en nuestro viaje a Roma, todavía con un poco de náuseas, pero andar y salir de mi zona confort me vino genial para encontrarme mucho mejor. Andar es muy recomendable para el embarazo. ¿Por qué no aprovechar y hacer turismo recorriendo esta o cualquier otra ciudad?

roma niños 14 300x200 - Viajar embarazada ¿si o no? Experiencias de mamás travel bloggers

El Coliseo, Roma

Y en el tercer trimestre seguimos viajando… No podíamos perder el dinero de esos viajes reservados justo un mes antes de enterarnos que venía Lucas a nuestra familia. Un viaje recorriendo Islandia en 7 días en el  que nos iban a acompañar dos amigos. Por eso nuestro reto durante más de siete meses desde que nos enteramos que este viaje lo haría embarazada, fue organizarlo de tal forma que pudiéramos disfrutarlo todos con las limitaciones de ir con una niña de 3 años y una embarazada de 34 semanas. Por lo que no nos pudimos salir de la ring road y de las zonas turísticas, durmiendo en hoteles y hostels confortables.

kerid 3 300x225 - Viajar embarazada ¿si o no? Experiencias de mamás travel bloggers

Cráter Kerid, Islandia

Algunos consejos al viajar embarazada con una gestación avanzada

Deberá acompañarte la Cartilla de embarazo y un Certificado firmado por el médico de que está todo correcto en el embarazo y que ponga de cuantas semanas estas y la fecha prevista del parto, ya que es un documento que te exigen las mayorías de compañías aéreas. Hay aerolíneas, como en nuestro caso Norwegian, que puedes volar hasta la semana 36 sin certificado médico, es decir hasta 4 semanas antes de la fecha prevista del parto. Entre 4 y 2 semanas antes de la fecha prevista del parto tu vuelo no puede tener una duración superior a 4 horas y piden un certificado médico que confirme que puedes volar. Y si faltan dos semanas para dar a luz no podrás volar con ellos. Pero la mayoría de compañías te piden este certificado en la semana 32 hasta la 36. A partir de la semana 36 muy pocas compañías te permiten volar, no porque sea peligroso, sino por evitar complicaciones y nacimientos en el aire.

¿Y si me hubiera puesto de parto en Islandia? Nosotros tenemos el seguro de salud de Asisa y tiene cobertura en todo el mundo. De esta forma siempre estamos cubiertos en todos nuestros viajes. Pero también solemos contratar un seguro específico para cada viaje, como Iati Seguros, pero en este caso no lo contratamos porque solamente me cubría hasta la semana 24 de embarazo. También nos acompañaba la Tarjeta Sanitaria Europea que sirve también en Islandia. ¿Sabes qué la asistencia sanitaria en los partos en Islandia es una de las mejores de Europa? 

?c=12601&m=1445082&a=305011&r=&t=html - Viajar embarazada ¿si o no? Experiencias de mamás travel bloggers

Pero aquí no se terminan nuestros viajes…

Al volver de Islandia cambiamos la ropa de invierno de las maletas por los bikinis para irnos dos semanas a Menorca, volviendo a casa de 37 semanas. La compañía con la que volamos fue Vueling y no permite volar a partir de la 36. Pero al tener un embarazo sin riesgo y ser un vuelo de menos de una hora, mi ginecólogo en el certificado me puso dos semanas menos, de todas formas de poco me valió ya que ni a la ida ni a la vuelta me lo pidieron. Se ve que no son tan estrictas las compañías aéreas y menos en viajes tan cortos. En el caso de dar a luz durante nuestro viaje a Menorca no nos daba miedo ya que nos encontrábamos en España y cerca de casa. Eso si nuestro ginecólogo nos dijo que restringiéramos el sexo con violencia para no adelantar y facilitar el parto, si nuestro médico es bastante cachondo… y no nos puso ningún problema a viajar embarazada.

20180922 111517 300x169 - Viajar embarazada ¿si o no? Experiencias de mamás travel bloggers

Cala en Porter, Menorca

Y os preguntaréis si al final nuestro bebé salió viajero o en casa…

Nació por cesárea programada a la semana 40 con una vuelta al cuello, con un peso de 3.600 kg y muy sano. Preparado para sus próximas aventuras viajeras muy pronto. ¿Cuál será nuestro primer gran viaje siendo cuatro?

?c=14084&m=1412364&a=305011&r=&t=html - Viajar embarazada ¿si o no? Experiencias de mamás travel bloggers

Pin It on Pinterest

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar