El Bioparc de Valencia es un lugar imprescindible para visitar con niños, entre todo lo que ofrece esta ciudad este es uno de esos sitios que no puedes perderte si viajas con los peques a la Comunidad Valenciana. ¿Quieres descubrirlo?

 

Bioparc no es el típico zoológico convencional, se trata de un nuevo concepto de zoo-inmersión basado en tres 3 grandes principios: se caracteriza y se diferencia del resto por ser un proyecto con afán conservacionista, educativo, y sostenible. Con una impactante recreación de los hábitats para asegurar el bienestar animal y con cuidados especializados a los animales por cuidadores, biólogos y veterinarios.

¿Quieres saber qué encontrarás en el Bioparc?

En el Bioparc encontraréis todos los animales que habitan en la sabana africana y los podréis descubrir a través de unas espectaculares representaciones de sus hábitats con un concepto sin barreras, éstas no son apreciables ya que se intenta que sean lo más naturales posible e integrarse en el paisaje.

La vegetación es un elemento fundamental muy trabajado, permite que los animales se integren totalmente en su entorno con plantas, arbustos y árboles propios de las zonas recreadas, combinadas con otras del ámbito mediterráneo. Manteniendo el equilibrio entre la fauna, la flora y la geología que forman los distintos ecosistemas que encontramos. Se encuentra especializado en la fauna africana y dividido en cuatro zonas: sabana seca, sabana húmeda, bosques del África ecuatorial y Madagascar.

Paisajes del Bioparc

¿Quieres conocer qué animales habitan en cada zona?

En la sabana seca africana encontramos rinocerontes blancos sureños, cebras y avestruces conviviendo. También nos encontramos con la sabana subterránea con la recreación de una auténtica madriguera, donde conviven depredadores y presas: cerdos hormigueros, hienas, facóqueros, zorros orejeros, especies de roedores y reptiles como la pitón de Seba. Incluso encontraremos un termitero con el alimento preferido de los cerdos hormigueros, las termitas, pero también es la guarida de las mangostas enanas que son los mamíferos carnívoros más pequeños de África.

El Kopjes o el aviario representado con grandes formaciones graníticas, sirviendo de refungio frente a incendios e inundaciones y como lugar de descanso durante las migraciones de herbívoros. Conviven el saltarrocas y el grupo de damanes. Y sobre las grandes rocas encontraremos los leones descansando en una posición privilegiada para observar a sus presas.

La sabana verde alberga herbívoros pastando plácidamente en la hierba: jirafas y antílopes acuáticos conviven junto con aves como el jabirú, la grulla y los ibis sagrados.

Entre las representaciones de los bosques del África ecuatorial encontramos nuestro preferido, el Bosque de baobabs, estos árboles son los más grandes y curiosos de África, y junto a ellos encontramos los elefantes africanos y los simpáticos suricatas que nos recuerdan a Timón del Rey León.

En el Bosque ecuatorial encontraremos el Bosque de Ribera con el grupo de driles, los cercopitecos, los hipopótamos pigneos, sitatungas y aves como los pelícanos y los gansos del Nilo. También encontramos la representación de un árbol caído en medio de un bosque con reptiles como la pitón real, la boa de Madagascar y muy cerca se observan las nutrias de cuellomoteado.

En el Bosque de Montaña se representa una frondosa extensión vegetal para el camuflaje de los grandes depredadores como los leopardos. Muy cerca encontraremos el Bai, un pantano en pleno bosque con búfalos rojos y cerdos salvajes de la selva. A través de un gran tronco caído se accede al bosque de chimpancés, dónde se encuentran los gorilas de costa junto con primates.

Un auténtico espectáculo los humedales africanos con la representación de una cueva del monte Elgon de Kenia, la cueva de Kitum. Es impresionante ver nadar a los grandes hipopótamos del Nilo, junto con imponentes cocodrilos del Nilo y tortugas de concha blanda. Quizás fue el lugar que más le impactó a nuestra pequeña, disfrutó observando a los hipopótamos nadar entre cientos de peces de colores.

Por último, la isla de Madagascar representa la Reserva de Ankarana al sureste de Madagascar con llamativos flamencos y tántalos africanos, con varias especies de lémures que se encuentran separadas por un río de su mayor depredador la fosa.

Flamencos

Estos son algunos de los muchos animales que podremos observar y conocer más de cerca. ¿Os gustaría transportar a vuestros niños a la sabana africana en un solo día?

Bioparc es una bonita experiencia en familia.

Ver tan de cerca todas esas especies de animales que no habíamos visto nunca, fue una gran experiencia para los papis pero más aún para los niños,  siendo la mejor forma de acercarlos a la sabana africana para que conozcan más de cerca los animales, ya que es muy difícil viajar a África y hacer un safari con niños tan pequeños. Visitar el Bioparc es una gran oportunidad para ellos, aprenderán, disfrutarán, amarán a los animales y sin necesidad de hacer un largo viaje a Kenia. ¿También lo disfruta un bebé? Nuestra pequeña que todavía no tenía los dos años no paró de corretear y observar a los animales, no se sentó en el carro durante toda la visita, iba muy emocionada ya que era un mundo tan diferente al que ve diariamente que estaba alucinando. Con bebés más pequeños también se puede ir ya que observarán todo y se asombrarán ya que es algo nuevo para ellos. ¿Y los niños qué opinan? lo visitamos con la prima de la pequeña que tiene 6 años y le encantó, aprendió mucho ese día conociendo a todos los animales y sus curiosidades, una experiencia educativa y tan cercana que no olvidará nunca.

¿Se puede comer en el Bioparc? 

¡Claro que sí! Hay un bonito restaurante en el que puedes comer mientras observas a los animales, con buenos menús para toda la familia. Nos encantó la paella valenciana ya que no nos esperábamos tomar una auténtica paella y tan rica en el parque, además los precios son buenos, un punto muy a favor. También hay varios merenderos con comida rápida y junto a uno de ellos un bonito parque infantil.

Consejos:

Ir a primera hora a la apertura del parque y así aprovechar la mañana al máximo porque después de comer si se visita con niños muy pequeños necesitarán una buena siesta para recuperarse de una mañana tan intensa y con tantas emociones. También si se acude temprano podréis ver como los cuidadores alimentan a los animales. Al llegar hazte con el horario de las comidas y de los espectáculos para no perderos nada. ¡Y a disfrutar!

En definitiva, un lugar perfecto para pasar un día en familia, dónde no sólo disfrutan los niños sino también los padres. Un día que guardaremos siempre en el recuerdo y esperamos volver a visitarlo más veces ya que seguro que nuestra bebé querrá visitarlo y disfrutarlo muy pronto. ¡Hasta pronto Bioparc!

Más información de precios y horarios en Bioparc Valencia ¡No te lo pierdas!

Pin It on Pinterest

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar