A las 8.23 de la mañana salíamos de nuevo con un tren bala desde Kioto hasta Himeji para visitar su famoso castillo, en menos de una hora nos encontrábamos en nuestro destino y tras un paseo de 10 minutos nos topamos ante uno de los castillos más impresionantes del mundo.

El Castillo Himeji es una de las estructuras más antiguas del Japón medieval que aún sobrevive en buenas condiciones. Designado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1993, también es Tesoro Nacional de Japón. Junto con el Castillo Matsumoto y el
Castillo Kumamoto, es uno de los “Tres Famosos Castillos” de Japón, y es el más visitado del país.

Al comprar la entrada enseguida nos indicaron donde teníamos que dejar el carrito así que menos mal que iba preparada con la mochila ergonómica donde iba a ir la pequeña cuando no quisiera caminar.

El Castillo de Himeji es el edificio de madera más alto de Japón, aunque desde el exterior del edificio principal parece ser un edificio de 5 pisos, en realidad cuenta con 7 pisos, 6 sobre el suelo y un sótano.

En la parte de arriba encontramos el Santuario de Osakabe y estas increíbles vistas.

Las escaleras complican un poco la subida porteando a la bebe pero la bajada es mucho más complicada. Para la visita aconsejo 100% el porteo, es la única forma para visitarlo cómodamente aunque haya que ir con cuidado en las escaleras. Yo uso la mochila ergonómica de la marca ergobaby y nos encanta.

Algunas curiosidades sobre el Castillo de Himeji: 

Fue vendido tan sólo por 23,5 yenes, hace 150 años cuando acabó la época de los samurái el gobierno emitió la “Ley de Abandonos de Castillos” para subastar los castillos que no se quedase el Ejército, más tarde al reconocerse su valor cultural fue adquirido por el Ejército logrando su conservación.

También ha sido escenario de numerosas películas, como la de 007 “Sólo se vive dos veces”.

La entrada combinada del Castillo junto los jardines Koko-en, que se encuentran a 500 metros del castillo, ronda los 1000Y, nosotros la cogimos combinada aunque después de ver todo el Castillo salimos un poco cansados y nos apetecía más ir a tomar algo antes de coger el tren para ir a Kobe y comer una auténtica carne de Kobe.

En Himeji también se puede visitar, a parte del Castillo y de los jardines Koko-en, el Templo de Shoshazan Engyoji que se sube con un tren cremallera divisando toda la ciudad (el precio del tren ronda los 900Y) y el Santuario de Gokoku (se encuentra próximo al Castillo de Himeji). En los alrededores de la ciudad se encuentran el Himeji Central Park que es un parque con safari y atracciones, el Taiyo Park un parque temático para viajar por los países del mundo y disfrutar de las atracciones y el Museo de Juguetes Japoneses.

Cogimos de nuevo el tren bala para ir a Kobe. Al llegar, en la oficina de turismo de la segunda planta de la estación nos indicaron donde se encontraban la zona de los restaurantes para probar esta fabulosa carne. Tuvimos que coger el metro hasta Sannomiya y en esa zona se encuentran los restaurantes más asequibles y también el barrio chino.

La verdad es que era un poco timo porque por 80 gramos de la de calidad más baja (la calidad más baja de allí sería de las mejores de aquí todo hay que decirlo) rondaba los 35€, pero había que probarla… Personalmente no recomiendo la visita porque se puede comer más barato o con más calidad en muchos restaurantes de cualquier parte de Japón.

En Kobe a parte de visitar Chinatown y pecar de giris en sus restaurantes, también se puede subir en el teleférico de Shin-kobe y apreciar la puesta de sol (el precio ronda los 1000Y).

Te puede interesar Kioto con bebé

Pin It on Pinterest

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar