A nuestra pequeña durante el viaje le dio por madrugar, será el cambio de hora o las ganas de conocer la ciudad de Nueva York pero a las 7 de la mañana ya estábamos en pie dispuestos a seguir recorriendo Manhattan.

Empezamos el día con un buen pateo hasta llegar a la entrada más cercana del High Line desde nuestro hotel (en la 28th St cruzando con la 10th Ave) y llegamos recién abierto ya que abre a las 7 y cierra a las 19 horas. El High Line es un parque en una pasarela elevada de 1 km y medio que transcurre sobre los raíles de una vía ferroviaria en desuso, un agradable paseo que te conduce hacia el barrio de Chelsea encontrarás el Chelsea Market que es de parada obligatoria, un moderno mercado donde conviven tiendas, restaurantes y oficinas.

Tras visitar el mercado, deshicimos lo andando en dirección a Times Square, y pensaréis ¿cómo después del pateo aún teníamos ganas de seguir andando? la verdad es que como mejor se descubren estas ciudades es andando y perdiéndote entre sus calles, también aprovechamos que la peque el paseo junto al madrugón le dio sueño y cayó rendida en el paseo por el High Line. Pero al poco de salir del Chelsea Market se despertó con ganas de tener su momento de juegos y menos mal que cerca encontramos un divertido y curioso parque, no sólo por sus columpios sino también por tener muchos juguetes, algo impensable encontrar un parque con juguetes en España, pero aquí es otra cultura y se nota. El parque se llama Clement Clarke Moore Park y se encuentra en la zona de Chelsea.

Cuando pudimos sacar a la peque del parque continuamos andando y nos topamos con una de las tiendas de tecnología que recomiendan por sus buenos precios, B&H, y no nos pudimos resistir a entrar, no hubo suerte y no encontramos ninguna ganga por lo menos en lo que buscábamos que era móviles y cámaras deportivas.

¡Y por fin llegamos a Times Square! Impactan sus carteles publicitarios, sus luces… mezclado con el humo que se escapa del suelo y el jaleo de la gente, incluso sin ser de noche.

Seguimos andando hasta el Rockefeller Center y la Catedral de St. Patrick’s.

Y continuamos hasta la Grand Central Station, esta estación con más de 100 años es la que más andenes tiene del mundo, también es muy emblemática por la cantidad de películas que se han rodado en ella: “Con la muerte en los talones”, “Commuters”, “Revolutionary Road”, “¡Olvídate de mí!”, “Los vengadores”, “Superman”... y muchas más. Esta estación esconde muchos secretos y curiosidades que puedes leer en este articulo de “Traveler”Un siglo de Grand Central.

También se pueden visitar sus tiendas y su galería gourmet de alimentación.

Tras esta visita ya había hambre y ese día decidimos comprar comida para llevar, comer algo en el hotel y dormir una buena siesta.

Era jueves así que había que aprovechar el día gratis del Children’s Museum of the Arts en el Soho de 16 a 18 horas. Cogimos el metro hasta Spring St y andamos 5 minutos hasta llegar al museo.  Children’s Museum of the Arts es un lugar perfecto para pintar, cortar, colorear y crear, con actividades desde los 18 meses hasta los 15 años. Cuando lo visitamos los talleres que habían eran para niños más mayores, así que nuestra pequeña descubrió la plastilina y correteó por las instalaciones. Visitar este museo en su día gratis es una buena opción para que los peques tengan su rato de ocio, disfruten descubriendo cosas y jueguen con otros niños. Conforme se hacen más mayores toca buscarles sus ratos de ocio porque no todo va a ser hacer turismo y lo que quieran los papis…

Los jueves también es gratis el Children’s Brooklyn Museum de 14 a 18 horas, pero se encuentra en el Distrito de Manhattan, el trayecto en metro era de casi una hora y descartamos la visita. Más información sobre actividades y museos gratis pinchando aquí.

Nuestra siguiente parada fue el Rockefeller Center para canjear nuestras entradas para subir al observatorio Top of the Rock, ya para el atardecer ese día estaba completo así que nos las dieron para el día siguiente. Después visitamos la plaza del Rockefeller con su pista de patinaje en época de invierno y entramos a la tienda de LEGO de visita imprescindible si se viaja con niños, dónde seguro picaréis y le compraréis sus primeros LEGO…

¿Y para cenar? Probamos la mejor hamburguesa de todo Manhattan ¿Dónde? en Burger Joint, se encuentra dentro del hotel Le Parker Meridien al pasar el mostrador de recepción hay un pequeño y oscuro pasillo a la izquierda y allí se encuentra la famosa Hamburguesería. Es un lugar pintoresco y peculiar, paredes pintadas, mobiliario antiguo… pero su hamburguesas están de muerte y su precio es bueno, por 25$ cenamos los 3 con una cerveza (da gusto ir a sitios donde sirven cerveza). ¿Se puede ir con un bebé al Burger Joint? Es un local pequeño pero si evitas las horas puntas no hay problema, el carro habrá que dejarlo en la puerta y es posible que allí pruebe por primera vez una hamburguesa en pan y con todos sus ingredientes ¡y le encante!

De todas formas hay muchas hamburgueserías en Manhattan y es posible que algunas sean incluso mejor, esta es la que recomiendan en guías y blogs de viajes, y la visitamos para dar fe que está muy rica.

Después de cenar era el momento de ver Times Square por la noche y sorprendernos con su iluminación y su bullicio de gente. También visitamos la colorida y dulce tienda de M&M’S que se encuentra en la misma plaza antes de coger el metro de vuelta (a la tienda de DISNEY no entramos porque nuestra bebé tenía ya ganas de llegar al hotel).

Gastos del día:

Comida para llevar 15$

Cenar en Burger Joint 30$

Noche de Hotel en The Redbury: 86€ más 30$ de tasas

No te pierdas Día 4 en Nueva York

Pin It on Pinterest

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar