¿Qué transporte utilizas para tus viajes? ¿Aviones? ¿Trenes? ¿Coche? …

A nosotros nos encanta viajar en tren, será por nuestra profesión o por la tranquilidad de viajar observando el paisaje dejando que otro maquinista te lleve a tu destino… ¿A quién más le gusta viajar en tren? Esa sensación de dejarte llevar y perder la mirada hacia el horizonte descubriendo nuevos paisajes o incluso el poder echar una cabezadita aprovechando el traqueteo del tren y así recuperar fuerzas para la siguiente aventura.

¡A los niños les encanta viajar en tren! No sólo disfrutamos nosotros en los viajes en tren, ahora también compartimos con nuestra peque estos momentos y experiencias viajando. ¿A vuestros hijos también les gusta? No te pierdas esta recopilación con los mejores viajes y experiencias en tren de la mano de grandes compañeros bloggers de viajes.

El tranvía de LisboaMenudos viajeros

 

Cuando visitas Lisboa (con o sin niños), no puede faltar subirse a las famosas tranvías amarillas que cruzan la ciudad. Sobre todo la línea 28 es toda una aventura para peques y mayores. Este antiguo tranvía recorre las calles empinadas de los barrios más interesantes (y turísticos) de Lisboa como Graca, Alfama y el barrio de la Baixa, pasando por monumentos y sitios de interés que se pueden contemplar desde las típicas ventanas de madera del tranvía. De hecho, todo el interior del tranvía está hecho de madera, lo que le da un aire bohemio. Pero no os equivoquéis, no es meramente una atracción para turistas. El tranvía 28 es un medio de transporte público, usado a diario por muchos “locales” y (ojo!) también por l0s carteristas de la ciudad.

Nosotros usamos el tranvía 28 para llegar al barrio Alfama, y luego recorrer sus estrechas calles a pie. Esta parte del trayecto es espectacular, ya que el tranvía pasa por calles súper empinadas y con muchas curvas. Subirse al tranvía es un poco como viajar en el tiempo. Los niños disfrutaron mucho del trayecto y nosotros también.

Consejos: Vimos carteristas así que atentos! Su horario no es muy fiable y que muchas veces va muy lleno. Recomendamos subirse a primera hora de la mañana o última hora de la tarde. Podéis pagar con la tarjeta Viva Viagem.

Menudos viajeros

Lujo a todo tren: el Transcantábrico – Lugares con historia

 

Coches Pullman originales de 1923, espaciosas suites, tecnología moderna, saunas y duchas con hidromasaje, restaurante, salones lujosamente decorados y con amplios ventanales para disfrutar del paisaje… Esto y mucho más ofrece el Transcantábrico, un auténtico hotel cinco estrellas en movimiento, sobre raíles, y también una excelente alternativa al viaje en coche.

Entre los muchos lugares que pude visitar durante el trayecto destacan el bilbaíno Museo Guggenheim, el santuario de Santo Toribio de Liébana y la hermosa Comillas en Cantabria; los picos de Europa, los Lagos de Covadonga; la no menos espectacular playa gallega de las Catedrales; las dos principales ciudades asturianas (Oviedo y Gijón); la pintoresca villa pesquera de Llanes; Santillana del Mar y la Neocueva de Altamira, la santanderina playa del Sardinero…, sin olvidar, claro está la monumental San Sebastián y la todopoderosa Saantiago de Compostela.

La experiencia resultó única y pese a que no es una aventura barata, merece realmente la pena. Glamour en estado puro.

Transcantábrico

Lugares con historia

Recorrido en tren en USA – Nosaltres4viatgem

 

Hay recorridos emblemáticos en Estados Unidos y casi todos ellos suelen ser road-trips para hacer en un vehículo sobre ruedas. Pero el país norteamericano también ofrece un servicio de ferrocarriles muy extenso que permite descubrir cualquier región desde la comodidad de una butaca en el tren. Cuando en el año 2015 fuimos de viaje a la costa este de Estados Unidos hicimos un par de trayecto en tren: desde Nueva York a Washington y desde Washington a Boston. Dejarnos llevar por el tren desde la ciudad de los rascacielos y descubrir los preciosos paisajes de la costa fue una experiencia inolvidable. Frente a las atestadas carreteras, el tren nos transmitía sensación de tranquilidad y calma. Entre Philadelphia y Baltimore las marismas de Delaware y Maryland nos recordaban permanentemente a los bellos escritos de Rachel Carson y su afán por proteger la naturaleza. Admiramos la costa de Conneticut, entre bosques y playas de arena, los pequeños pueblos y las casas que miran al mar bajo el luminoso sol de los meses de verano y disfrutamos de Rhode Island antes de dejarnos seducir por la histórica ciudad de Boston.

Si estáis pensando recorrer Estados Unidos -y a pesar de que el servicio aereo es amplísimo- no olvidéis que el tren puede ser la mejor opción para conocer este vasto país de ciudades y paisajes únicos.

Nosaltres4viatgem

Navegando las tierras altas de Sri Lanka en tren – 365 sábados viajando

 

Viajar en tren retiene ese romanticismo que tanto gusta al viajero. Surcar las montañas, praderas o puentes colgantes a bordo de una máquina de hierro es algo que conserva esa esencia a tiempos pasados. En Sri Lanka esa sensación se agudiza, y mucho, sobretodo en las Tierras Altas, una zona montañosa en el corazón de la isla, famosa por este trayecto escénico en tren.

Es el paisaje, es el tren antiguo con su pintura descascarillada, sus puertas… sus NO puertas mejor dicho, que te permiten asomarte al paisaje que estás viendo por la ventanilla y sentir a qué huele, o la temperatura de su brisa. Recuerdo estar sentada en esa puerta sin puerta absorbiendo cada haz de luz que dejaba pasar la frondosa jungla y sintiendo en mi piel el viento. Jamás había experimentado un viaje en tren tan bello, y además tan interno.

El trayecto más bello es el que discurre entre Ella y Nuwara Eliya (estación de tren de Nuna Oya), y está considerado como uno de los trayectos en tren más bonitos del mundo. Hoy en día es un atractivo turístico muy importante en Sri Lanka. En nuestro caso, y dado que viajamos en una época no demasiado turística, tuvimos la suerte de no contar muchos más turistas que nosotros, y fue una de las mejores experiencias que vivimos durante nuestro viaje por la isla en forma de lágrima.

 

Tren Sri Lanka

365 sábados viajando

Eficiencia y comodidad, así son los trenes en Corea del Sur – El Pachinko

 

Siempre se ha dicho que el tren es el mejor medio de transporte para viajar y vivir nuevas aventuras. Cuando pensamos en viajes sobre vías siempre nos vienen a la mente nombres míticos como el Transiberiano, el Orient Express o el orgullo de África que evocan a tiempos pasados más gloriosos. Sin embargo, el viajero del siglo XXI prefiere la comodidad y rapidez a las hazañas. Si tuviera que quedarme con los trenes más eficientes en los que he viajado probablemente el AVE español, o los trenes de alta velocidad japoneses y coreanos estarían a la cabeza.

No hace falta descubrir las bondades tecnológicas de Corea del Sur. La mayoría de aparatos electrónicos que manejamos a diario llevan el sello y la creatividad de alguna compañía de este país asiático… y eso también se traduce a los viajes de su compañía de ferrocarriles Korail. La joya de la corona del transporte coreano es sus trenes de alta velocidad KTX (que los extranjeros podemos pillar de forma ilimitada con un pase al estilo JR Pass japonés).

Nosotros tuvimos la suerte de “volar” con sus modernos ferrocarriles entre Seúl y Busan o para ir a joyas culturales como Gyeongju. Se trata de trenes espaciosos, puntuales y veloces que convierten los desplazamientos en una experiencia agradable y confortable. De hecho, cuando hicimos estos trayectos viajábamos con nuestro hijo mayor cuando sólo tenía dos años y el peque se convirtió en la principal atracción del viaje. No es demasiado habitual ver niños occidentales tan pequeños en Corea y mucha gente se acercaba a hacerle carantoñas o interesarse por nosotros. Incluso hubo varios pasajeros que nos regalaron dulces y caramelos para el niño. Nunca sabes cuándo vas a hacer nuevos compañeros de viaje y el tren es un medio muy propicio para ello.

 

Tren de Flam – El mundo a nuestros pies

 

El tren entre las ciudades noruegas de Myrdal y Flam, llamado Flamsbana, es uno de los más bonitos en el que nos haya tocado viajar, dentro de nuestras experiencias viajeras.

El recorrido es corto, de casi una hora, en la cual se cubre una distancia de 20 kilómetros. En nuestro caso elegimos el sentido Myrdal-Flam (obviamente se puede hacer en ambos sentidos), ya que una vez en destino, navegaríamos los fiordos. En esta dirección elegida, se va bajando altura, desde los 867 metros en Myrdal, hasta el nivel del mar del punto final, Flam.

Además de los paisajes espectaculares de montañas nevadas que se van atravesando, se puede disfrutar una parada a mitad de camino, donde se desciende de la formación y se visita una muy bonita cascada llamada Kjosfossen.
Respecto de sus 2 estaciones cabeceras, decir que Myrdal es pequeña y sin atractivos en particular, aunque eso sí, las montañas que la rodean (y la nieve en gran cantidad, al menos en el mes de Mayo cuando fuimos) le dan un marco privilegiado.

La otra cabecera, Flam, es un pequeño pueblo clavado entre montañas, al inicio de una de las ramas del Sognefjord, y como tal, punto de partida para las navegaciones que se hacen dicho fiordo.
A diferencia de Flam, la estación de Myrdal es parte de otro trazado ferroviario, el que conecta Bergen con Oslo, pudiendo llegar desde esta primera en poco más de una hora, mientras que desde Oslo la distancia y tiempo, es mucho mayor.

El mundo a nuestros pies

El tren cama en China – This is travel

 

Siempre que podemos en nuestros viajes realizamos algún trayecto en tren, porque siempre es algo mítico. 

En 2013, en China, realizamos 2 trayectos nocturnos consecutivos desde Beijing a Pingyao (10 horas) y de Pingyao a Xi’an (7 Horas). El primer viaje fue toda una hazaña ya que lo primero que había que localizar la estación de Beijing desde donde salíamos (hay 4 estaciones…), acceder como 1 hora antes por un acceso y esperarar con cientos de chinos sentados en el suelo hasta que nos dieron acceso al andén… este primer viaje lo hacíamos en 1º clase, era una cabina de 4 literas y una mesita la mar de agradable con aire retro. Nos acompañaron una mujer y su hija de unos 5 años con la cual nos reímos un montón haciendo carasas… Dormimos junto con el traqueteo del tren y unos 15 minutos antes de nuestra parada, vino la revisora junto con nuestros billetes que le habíamos dado al entrar en Beijing, avisándonos que llegábamos ya.

 Después de un dia genial en Pingyao, volvimos a coger el tren de camino a Xi’an, esta vez en 2º clase junto con una familia de chinos, con un par de chinas de 15años, los cuales estaban emocionados de tener a extranjeros en su mismo vagón. Esta vez, el vagón estaba lleno de pisos de 3 literas, las nuestras el 2º y 3º nivel, cenamos junto con la familia china y con más chinos, intentando entendernos entre risas y gestos, y nos fuimos para la cama escalando por la escalera , apagaron la luz y amanecimos en Xi’an.

This is travel

Tren a Valencia – Zona Viajero

 

Nosotros somos muy dados a los viajes en avión y en barco cuando vamos al extranjero, pero nos encanta el tren, sobre todo para viajar por España.

Uno de los trayectos que más nos gusta y que más utilizamos es el de Madrid – Valencia. Aparte de que por duración es el que mejor nos permite hacer escapada de última hora sin haberlo planeado, nos gusta especialmente ir viendo el paisaje cuando nos vamos acercando a la zona del embalse de Contreras. Encontrarte de repente esa imagen de aguas claras entre kilómetros y kilómetros de campo es una de esas vistas que solo te ofrecen los viajes en tren.

Más allá de las vistas, nos encanta hacer estas escapadas para dar una vuelta por la Ciudad de las Artes, darnos un baño en la playa y como no, hacer algo de turismo gastronómico. Digamos que con los años hemos sustituyendo el típico viaje relámpago en coche a Valencia para comernos una paella con los amigos por el viaje en AVE 🙂

También le guardamos un recuerdo especial porque fue el primer viaje que hicimos con nuestro hijo cuando tenía dos meses. Es una escapada que recomendamos para los primeros viajes en familia, para nosotros fue muy cómoda.

A Valencia en tren

Zona Viajero

El Chepe, el tren Chihuahua-Pacífico en México – Carlos el Viajero

 

“Cuando deseas viajar en un tren de pasajeros por México solo hay una posibilidad y es a través del famoso Chepe. Recorre 673 km desde Chihuahua hasta Los Mochis, o lo que es lo mismo, desde la Sierra Madre hasta el Pacífico. Son unas 18 horas intensas entre desfiladeros, cañones, largos puentes y numerosos túneles. Una auténtica obra de ingeniería civil atravesando las Barrancas del Cobres, más profundas incluso que el mismo Cañón del Colorado donde obliga al trazado a hacer grandes lazos para ganar o perder altura y que pasan por el mismo punto. Pero también son 18 horas de convivencia con gente que solo disponen de ese medio para trasladarse. Te toparás con gente de cualquier condición: indios tarahumaras, menonitas, empresarios, comerciantes. En su pequeño coche bar no te faltarán interesantes pláticas, que entre trago y trago de tequila con viajeros y empleados del ferrocarril, se te hará más ameno el trayecto. Muchos viajeros lo hacen en varias etapas para conocer de cerca auténticos pueblos del México profundo. Para los amantes del ferrocarril El Chepe es un referente entre los grandes viajes en tren que todo viajero ha de hacer una vez en la vida. Un viaje que te provocará gran evocación y te regalará desde la ventana una caprichosa naturaleza. Un viaje que te devolverá a un México en el que el ferrocarril era un medio vital en la vida de los mexicanos, y que aunque tristemente ya no lo es, nos queda El Chepe para revivirlo…”

El Chepe

Carlos el Viajero

Recorriendo Japón en tren – Loc@s x los viajes

 

Cuando preparábamos nuestro viaje por Japón en familia, teníamos claro que sería un viaje en el que nos moveríamos en tren. Teníamos ganas de montar en los shinkasen, los famosos trenes bala japoneses (los equivalentes a nuestros trenes AVE), y creíamos que sería la mejor manera de desplazarnos durante nuestra ruta de 2 semanas por el país. Para ello, compramos los Japan Rail Pass para una semana, una especie de abono transporte que te permite montar en todos los trenes de la compañía Japan Rail, incluido los shinkasen (salvo dos muy concretos). La verdad es que fue una decisión de lo más acertada. El servicio de ferrocaril japonés funciona a la perfección y son extremadamente puntuales. Además, nos llamó la atención que los trenes eran muy cómodos y todos muy limpios. En aquel viaje, íbamos con nuestra hija de 21 meses y nos pareció un viaje la mar de sencillo hacerlo en tren.

Nuestra ruta por Japón nos llevó de Osaka a Tokio, con paradas en Hiroshima, Miyajima, Kioto y Nara. Durante la semana que tuvimos activo el Japan Rail Pass, pudimos aprovecharlo bien para desplazarnos de un lugar a otro. Para organizarnos con los trenes, saber horarios y demás, utilizamos la página Hyperdia, que nos sirvió para trazar las rutas antes de llegar al país. En definitiva, nos parece que si se quiere hacer un viaje en tren, este por Japón es la opción ideal.

Loc@s x los viajes

Tren del Valle Sagrado a la ciudad de Aguas Calientes – El Niágara en bicicleta

 

No todos los trenes del mundo pueden contar con las impresionantes vistas del Valle Sagrado de los Incas como lo hace el Vistadome. Es el medio más utilizado para llegar hasta la ciudad de Aguas Calientes, en la falda de la montaña Machu Picchu. Aunque no él único, aparte del autobús, algunos visitante se atreven a realizar todo este recorrido a pie. Y digo se atreven porque las condiciones geográficas y astronómicas no son las mismas que en cualquier otra parte. Suerte que optamos por el tren en nuestro viaje.

Para llegar hasta la ciudad sagrada, existen un total de cuatro ferrocarriles que llevan un total de 2000 pasajeros diarios hasta esta maravilla del mundo. Desde hace más de 25 años, existe un tren exclusivo para los locales.

El inicio del viaje se sitúa en las estaciones de Ollantaytambo o Poroy, el viajero debe trasladarse desde Cusco hacia una de estas dos ciudades, algo muy reconfortante para bajar el mal de altura, ya que disminuye la altitud en el valle.

Durante el recorrido se presentan diferentes vistas, lugares casi vírgenes donde el verde es el protagonista. Plantaciones de frutas y tubérculos en terrazas, señales de los caminos ancestrales que utilizaron los incas o el río Urubamba fluyendo. Todo ello acompañado de un té de hierbas y música inca para amenizar el trayecto. ¡¡Una experiencia mística!!

El Niágara en bicicleta

El Tren del Fin del Mundo, Ushuaia (Argentina) – Emociones Viajeras

 

En nuestro viaje por Argentina, tuvimos la oportunidad de subir al tren más austral del Mundo en Ushuaia (Argentina).  El Ferrocarril austral Fueguino, “el Tren de los presos” o “El Tren del Fin del Mundo” como también se le conoce, nos hizo revivir los últimos 7 kilómetros del trazado de las vías que hacían los presos desde la cárcel de Ushuaia hacia la ladera del Monte Susana con el objetivo de obtener distintos materiales para la construcción.

El ferrocarril era de época, con sus locomotoras a vapor. Nosotros esperábamos expectantes en los asientos de unos elegantes coches con amplios ventanales que nos invitaban a no quitar ojo de los magníficos paisajes, compuestos por el sinuoso río Pipo -se llama Pipo en honor a un preso que intentó escapar y pereció sobre las aguas de dicho río-, la cascada Macarena, el cementerio de árboles y el majestuoso bosque, recorriendo así una parte inaccesible del Parque Nacional Tierra del Fuego.

La visita la hicimos en una mañana, y a lo largo del recorrido un audio en Español, Portugués e inglés nos iba explicando toda la historia de este ferrocarril. También hicimos alguna parada en la Cascada La Macarena, para apreciar las vistas panorámicas, además de una reconstrucción de un típico asentamiento de una familia de uno de los pueblos originarios que poblaron estas tierras: los yámanas. La visita fue muy completa, las vistas espectaculares, pero si tuviese que cambiar algo… le faltó un poco de sol al día y sí, quitaría a algún turista.

Los horarios del tren son a las 9,30, a las 12,00 y a las 15,00 y varía un poco dependiendo de la temporada. El precio ronda los 30 euros, y hay distintos servicios (Premium o VIP),  con almuerzo/comida por si os apetece hacer algo especial. Ah! Los peques hasta 5 años no pagan.

Emociones Viajeras

Disfrutando del mundo a través de increíbles viajes en tren – Viajando con Chupetes

 

Muchos son los viajes en los que hemos vivido grandes aventuras en trenes, desde los antiguos trenes en tercera clase sin aire acondicionado de tailandia para ir de Bangkok a Ayuttaya o el tren del infierno de Kanchanaburi con dirección Myanmar, a los modernos e increíbles trenes bala de Japón o su monorail sin conductor que une Tokio con la isla de Odaiba, pasando por los espectaculares trayectos recorriendo Europa con Interrail, a los míticos tranvías de Estambul, de Oporto o de Lisboa. Y al otro lado del charco hemos disfrutado de trenes cremallera como el que sube al Cristo de Corcovado en Río de Janeiro, de los encantadores tranvías de Toronto y del metro de la gran ciudad de Nueva York.

Si tuviéramos que elegir nuestro viaje preferido en tren sería el Golden Pass de Suiza que une Lucerna con Montreux vía Interlaken, a través de sus grandes ventanales puedes observar un país lleno de contrastes, donde los grandes protagonistas son los ríos caudalosos, los lagos con aguas cristalinas, las montañas y los macizos nevados.

Este recorrido en tren es gratuito con el pase de Interrail, merece mucho la pena cogerlo y disfrutar de las vistas de las altas montañas, los valles verdes y sus preciosos lagos. Tiene una frecuencia de un tren cada hora desde Lucerna a Interlaken y se puede hacer parada en Brienz, un romántico pueblo rodeado de un increíble paisaje alpino bañado por su lago.

Nuestro viaje soñado.. ¡el Transiberiano! Recorrer Rusia, Mongolia y China en un mismo viaje, algún día lo disfrutaremos.

 

¿Por qué nos gusta viajar en tren?

Este medio de transporte es muy cómodo y más ahora viajando con nuestra bebé ya que no hace falta facturar equipaje ni estar una hora antes el aeropuerto, no tienes que cansarte conduciendo, tienes más espacio para las piernas y puedes disfrutar del paisaje e incluso dormir. Los peques se entretienen más y puedes jugar con ellos, la única pega es que al no pagar el asiento normalmente los tienes que llevar en brazos y puede ser un poco cansando sobretodo cuando van creciendo.

 

¿Te gusta viajar en tren? ¿Cuál es tu viaje preferido? ¿Nos lo cuentas? Y mientras… ¡Disfruta conociendo el mundo a través de la ventanilla!

Pin It on Pinterest

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar