Aunque las cosas ahora no son fáciles, sabes que pronto todo volverá a la normalidad y podrás por fin ir a ese sitio que tantas ganas tenías de visitar. Turquía sigue sin moverse del mapa, y ya lo tienes todo bien pensado para visitarla en tu próximo viaje. Pero, ¿has tenido en cuenta que vas a viajar a Turquía con niños? Esa cuestión es mucho más importante de lo que parece a simple vista.

Y es que viajar con bebés siempre es algo que requiere tener en cuenta detalles que normalmente se pasan por alto, sobre todo porque no hay que obviar que vamos acompañados de esos pequeños que necesitan tanta atención y cuidado. Todo buen padre debe saberlo y, para no desesperar a la hora de tenerlo en cuenta, vamos a darte varios consejos esenciales para viajar a Turquía con niños.

Cómo organizar tu viaje a Turquía con niños

 

Turquía es un país encantador, repleto de actividades y de lugares mágicos por descubrir. Si quieres disfrutarlo en familia con tus hijos, también es un destino perfecto, aunque, como ya te hemos avisado, no puedes planificar el viaje de la misma forma que lo harías si estuvieras viajando solo o con tu pareja. Hay que prestarles mucha atención, pensar que pueden cansarse antes y, por supuesto, pensar también en cosas que puedan resultarles divertidas.

Afortunadamente, este país ofrece mucho en todos los sentidos, y también tiene un repertorio idóneo para aquellos que viajan con sus niños. Pero no vamos a centrarnos solo en eso aquí, vamos a ver también cuáles son esos consejos extra para que no te topes con problemas durante el viaje porque tus pequeños se aburran en exceso o, simplemente, acaben cansados al poco de llegar.

Consulta a agencias especializadas

Lo primero que debes hacer es consultar con una agencia de viajes para que diseñe un plan bastante interesante para todos. Hay que tener en cuenta las diferentes edades y gustos del grupo familiar, y eso implica apostar por una mayor variedad. Puedes tener una ayuda interesante en este sentido consultando estos viajes organizados a Turquía, ya que hay opciones para familias completas que valoran las preferencias de todos y cada uno.

En internet puedes encontrar muchas recomendaciones, aunque las mejores siempre son las que provienen de profesionales que conocen a fondo la materia y saben bien qué puedes hacer y qué no cuando vas con niños a un país como Turquía. No hablamos de restricciones ni problemas, sino más bien del aburrimiento o el entretenimiento de todos.

Organiza un buen planning de actividades

Aunque esto va muy ligado a lo anterior, también es aconsejable que organicéis un buen planning de actividades para vuestra visita a este país. Si los niños son algo más grandes, os conviene sentaros a todos en casa y hablar de opciones para elaborar algo que os guste a todos. Recuerda que no viajas solo, y que hay muchas cosas cosas que ver en Estambul y otros puntos clave del país que seguramente os encantarán por igual.

El equilibrio es muy importante, y más cuando se organiza un viaje en familia en el que también hay niños. No lo olvides nunca si quieres disfrutar de unas vacaciones divertidas e inolvidables.

Mejor viajar mientras duermen

Si hay que hacer largos recorridos en avión, en barco, en tren o en bús, lo ideal es que sea en horario nocturno. Así, los niños dormirán y se les hará mucho más ameno el trayecto, de hecho, ni siquiera se darán cuenta. Viajar cuando están despiertos puede ser toda una odisea porque, entendámoslo, son pequeños y necesitan actividad, algo con lo que pasarlo bien. Tenerlos durante horas sentados puede ser realmente complicado.

Por eso, apuesta siempre por esas horas que dediquen a dormir para hacer los viajes. De hecho, tampoco es mala idea aprovechar sus siestas si tenéis que coger un tren para acercaros a alguna otra ciudad de Turquía. Manejad esos horarios con mucha atención para que todo el viaje sea mucho más disfrutable para todos y cada uno.

viajar en coche con niños

 

Ten un botiquín a mano

Los niños son huracanes de actividad y movimiento, y ese factor es otro que no debes pasar por alto. Es posible que, mientras juegan, corretean o saltan, se hagan daño accidentalmente, y en esos casos no hay nada como tener un buen botiquín a mano para limpiar, desinfectar y colocar una de esas tiritas «mágicas» que tanto les gustan.

Puedes ahorrarte muchos quebraderos de cabeza, y también muchas manchas en la ropa, si haces caso a este consejo. Puede que tus niños sean lo más tranquilo del mundo, pero siempre querrán jugar, y en esos juegos siempre hay margen para algún pequeño accidente, estén donde estén. Por eso hay que ser precavido, aunque quién sabe, puede que seas tú quien lo acabe necesitando.

Los trayectos, mejor cortos

Si tenéis que desplazaros a otra ciudad o a cualquier punto de especial interés, recuerda aprovechar los horarios de sueño de los pequeños para hacerlos. Si no es así, por cuestiones de horas, entonces lo mejor es que hagáis trayectos cortos y dejéis los largos para esos momentos en los que duermen. Se cansarán mucho menos y, sobre todo, no se aburrirán tanto por el camino.

Recuerda que quieren y necesitan actividad y algo con lo que pasarlo bien, por eso hay que buscar siempre la forma de hacer que todo sea mucho más llevadero. Desplázate sin miedo, pero recuerda los horarios y las distancias, son algo tremendamente importante.

Esperamos que hayas prestado mucha atención. Siguiendo todas estas indicaciones, ten por seguro que podréis viajar a Turquía con niños y todo será de película. Preparaos para disfrutar de uno de los países con más encanto de todo el mundo. Su historia es de lo más interesante, y la cantidad de lugares a visitar y cosas por hacer da opciones para todas las edades.

Prepara con tiempo y paciencia, y ten por seguro que muy pronto podréis disfrutar de ese destino tan mágico y especial. Pronto viajaréis a Turquía en familia.