Tokio es la capital de Japón y en su área metropolitana viven más de 36 millones de habitantes, lo que la convierte en la mayor aglomeración urbana del mundo.

Sólo aquí pueden convivir jóvenes vestidas con kimono y luchadores de sumo con barrios enteros dedicados al manga, a los últimos videojuegos y a las últimas tecnologías. Lo tradicional y lo moderno se pasean de la mano por sus calles para que el viajero haga cosas que no podrá hacer en otro lugar, como convertirse en un ‘friki del manga’ en el barrio de Akihabara, pegarse un atracón de sushi en la lonja más grande del mundo llamada Tsukiji, bailar con robots en el Robot Restaurant de Shinjuku, conocer el futuro en un templo sintoísta como en el de Meiji-jingu, sortear multitudes en el cruce de Shibuya y viajar al futuro con el monorail sin conductor hasta la isla futurista de Odaiba.

Es una ciudad tan enorme, ofreciendo tanto que ver y hacer que uno no sabe muy bien por dónde empezar, lo bueno es que es muy complicado que nos quedemos sin cosas que hacer o ver, vamos a tener que dejar muchas cosas pendientes, lo bueno es que así tendremos excusa para volver algún día.

En nuestro viaje por Japón dedicamos 6 días y 5 noches en Tokio, nos alojamos en el Hotel Shiba Park muy cerca de la Torre de Tokio y de la estación de JR de Hamamatsucho, por lo que tiene una ubicación perfecta para moverte con la línea JR Yamanote gratis si se tiene el Japan Rail Pass, también tiene parada de metro muy cerca y el puerto de Takeshiba. El hotel, además de encontrarse en una buena ubicación y tener buen precio, dispone de habitaciones amplias con todo lo necesario y con cuna para los bebés (que es bastante difícil encontrar hoteles que tengan cunas, eso sí sólo te la ponen si el bebe es menor de un año).

Hotel Shiba Park Tokio

img_5838

DÍA 1

Para llegar a Tokio cogimos el tren bala Hikari desde Kyoto a las 10.33 con llegada a la estación central de Tokyo a las 13.10, allí cogimos la línea JR de Yamanote hasta la estación de Hamamatsucho para llegar a nuestro hotel, llegamos a la hora perfecta para entrar en la habitación, ya que en Japón son muy rigurosos a la hora de las entradas y nunca se puede entrar antes de las 14 horas.

Nuestra primera visita en esta ciudad interminable fue el barrio de Ginza, a tan sólo 2 paradas en tren encontramos un barrio abarrotado de Boutiques de lujo, destaca la intersección de las calles Chuo y Harumi por su arquitectura tan representativa de este barrio incluyendo los grandes almacenes Mitsukoshi y la torre del reloj Wako.

Volvimos a coger el tren hasta la parada anterior, Shimbasi, desde ésta comienza el monorrail sin conductor, la línea Yurikamome, que circula hasta la isla futurista de Odaiba que se encuentra conectada por el Rainbow Bridge. Cogimos un billete hasta Daiba con la intención de bajarnos en esa zona y poder visitar la réplica de la Estatua de la Libertad, el centro comercial DiverCity y su Gundam a tamaño real, la sede de la Fuji TV y sus vistas desde el mirador (precio 550Y) , el centro comercial Aqua City y el Legoland Discovery Center, subir a la noria Daikanransha de 115 metros de altura, aprender y experimentar en el Museo del Futuro, visitar el Museo de Ciencia Marítima que tiene forma de barco y el enorme parque infantil con un barco pirata,  relajarnos en el complejo de baños termales para todos los públicos Oedo Onsen Monogatari o sentarnos  a ver el atardecer en la playa de Odaiba.

Pero muchas cosas para hacer y muy poco tiempo, así que decidimos viajar en el monorail hasta la última parada viendo toda la isla desde los asientos de la primera fila y volvernos a descansar al hotel bajando en nuestra parada. ¡Atención! con el mismo billete que llevábamos para bajar en Daiba tuvimos la suerte de que nos sirviera para dar toda la vuelta y salir en la estación de Takeshiba muy cercana a Hamamatsucho.

La isla de Odaiba bien merece una visita de un día entero y fue una pena no visitarla bien.

DÍA 2

Comenzamos nuestra ruta visitando el famoso cruce de Shibuya, que se encuentra frente la salida de Hachiko de la parada de la estación de JR de Shibuya. Es muy popular por ser el cruce más abarrotado del mundo. Pero a nosotros nos decepcionó un poco, supongo que sería por la hora, pero no había apenas gente, en la zona de Shinjuku vimos otros cruces con mucha más gente. El mejor lugar para fotografiar el cruce es desde el Starbucks.

En Shibuya podemos: fotografiarnos con la estatua de Hachiko (el perro que esperó fielmente en la estación de Shibuya a su dueño fallecido, cruzar el paso de peatones más concurrido de Tokio y del mundo según el Libro Guinness de los Récords, tomar un café en el Starbucks para ver como cruzan miles de personas, entrar en el centro comercial Shibuya 109 para ver las últimas tendencias en moda japonesa…

Continuamos hasta la siguiente parada del tren, Harajuku Station, para visitar la famosa calle de Takeshita-Dori conocida por ser sede de algunas de las modas urbanas más curiosas de la ciudad.  Para nosotros lo más interesante de esa calle, además de echarnos unas risas con la gente disfrazada, fue la tienda Daiso que es el paraíso hecho tienda de 100Y donde pudimos comprar souvenirs y juguetes a precios de risa. Me encantaron los juguetes viajeros que le compre a la peque para cuando crezca.

Muy cerca se encuentra la calle Omotesando con tiendas de prestigiosas marcas, pero también se encuentran otras tiendas interesantes como el bazar chino donde puedes comprar kimonos y souvenirs a buen precio y la tienda de juguetes Kiddy Land.

Nuestro siguiente destino fue el barrio de Shinjuku, su estación de tren se encuentra catalogada por el libro Guinnes de los records como la estación más transitada. Este barrio destaca por sus rascacielos, centros comerciales, tiendas de electrónica, restaurantes, neones…

Subimos a los observatorios gratuitos del edificio del Gobierno Metropolitano de Tokio desde donde admiramos la arquitectura de los muchos rascacielos de la zona. Nos adentramos en el callejón de los yakitori conocido como Omoide Yokocho, paralelo a las vías del tren y lleno de pequeños bares de yakitori y entramos en el barrio rojo de Kabukicho. Si se tiene tiempo también se puede visitar el parque Shinjuku Gyoen, un enorme pulmón verde en pleno centro de la ciudad.

Nuestra siguiente parada fue el barrio de la electrónica, Akihabara, para pasear por sus calles llenas de carteles y neones.

DIA 3

Fuimos invitados a pasar un fantástico día haciendo un picnic en el parque Yoyogi con unos amigos brasileños y japoneses. La pequeña se lo paso en grande correteando con los demás niños por el parque. Es un parque situado junto a la estación de Harajuku, los japoneses suelen acudir el fin de semana para hacer picnic y a nosotros nos encantó la invitación ya que tuvimos la suerte de hacer algo típico en Tokio mientras disfrutábamos de buena compañía.

Después aprovechamos para visitar el Templo Meiji Jingu, la entrada al santuario está marcada por varios torii enormes de madera y cobre y hay un paseo de unos 5-10 minutos hasta llegar a él y poder disfrutar de su arquitectura.

Tras reponer fuerzas en el hotel visitamos la Torre de Tokio, la torre de comunicaciones cuyo diseño se basó en la Torre Eiffel y es 9 metros más alta, su horario es de 9 a 22 horas y la entrada al observatorio principal son 820Y y 1420Y hasta el segundo. Nosotros decidimos no subir ya que ya habíamos disfrutado de las vistas y gratis desde el edificio del Gobierno Metropolitano.

Luego decidimos llegar andando hasta Roppongi Hills, donde se encuentra el mirador de la Torre Mori a 238 metros de altura en uno de los edificios más altos de Tokio, su horario es de 10 a 23h, y si el tiempo lo permite abren el mirador exterior que se encuentra en un helipuerto, su precio es de 1500Y más 500Y para el mirador exterior.

img_5935

DIA 4

Comenzamos la mañana visitando el Palacio Imperial que se encuentra muy cerca de la estación de Tokio. Este Palacio llegó a ser el más grande del mundo en su época, pero hoy en día pocas partes de éste se pueden visitar ya que es la residencia del emperador Akihito y su familia.  Frente al palacio hay una gran plaza, la plaza Kokyo Gaien, desde la cual es posible observar los puentes de entrada a los jardines. El palacio y los jardines interiores no están abiertos al público. Solo los días 2 de enero y 23 de diciembre, los visitantes pueden entrar y ver a los miembros de la Familia Imperial, quienes hacen apariciones públicas desde su balcón. El resto del año, solo se realizan visitas guiadas en japonés, con un folleto en ingles y guía de audio. Para poder disfrutar del paseo, este debe reservarse con anterioridad Web Reserva Palacio Real

La estación central de Tokio se encuentra en el ranking de las estaciones más bonitas del mundo según Traveler Estaciones más bonitas del mundo

Visitamos el barrio más tradicional de Tokio, Asukusa. En éste se encuentra el templo más antiguo de la ciudad, el Templo de Sensoji, es famoso por su puerta Kaminari-mon de la que cuelga una gigantesca linterna. Este templo es gratis y su horario es de 6 a 17 horas. Muy cerca se encuentra la calle comercial Nakamise con tiendas fundadas en la era de Edo, también la calle Kappabashi Dogugai conocida por ser la calle dónde comprar las réplicas de comida que encontramos en los restaurantes y cualquier enser de cocina y la calle de compras Denbouin.

En el Templo de Sensoji destaca su imponente pagoda de 5 pisos que no se encuentra abierta al público y el salón principal Hondo catalogado como Tesoro Nacional. No te puedes ir del templo sin probar los papelitos de la fortuna de Omikuji que nos predicen el futuro y la fortuna haciendo una pequeña ofrenda de 100Y agitarás un recipiente hexagonal y extraerás una varilla de bambú con un número en japonés que tendrás que encontrar inscrito en las cajitas y coger tu papelito de dentro, en este templo los papelitos vienen en inglés y japonés.

¿Cómo llegar? Si se dispone del JR pass hay que tomar la línea JR Yamanote o JR Chuo hasta Kanda y allí coger el metro hasta la estación de Asakusa (unos 170Y)

Otras atracciones en Asakusa son el parque de atracciones Hanayashiki con más de 150 años, su entrada cuesta 900Y más el coste de cada atracción y su horario es de 10 a 18 horas.

Nosotros después de visitar el templo encontramos un parque con columpios dónde pudo disfrutar un ratito la pequeña y después de comer decidimos dar un paseo por el rio Sumida desde la estación de terminal de bus acuático muy cercana a éste. La compañía era Tokyo Cruise Crucero río Sumida El trayecto que elegimos fue la línea roja, Sumida River Line, de 40 minutos hasta Hinode Pier que se encontraba muy cerca de la estación de JR Hamamatsucho y cerca de nuestro hotel. El precio ronda los 800Y.

Por la noche disfrutamos de nuestra mejor cena en Japón, muy cerca de nuestro Hotel Shiba Park, callejeando encontramos un edificio que se llama Gems y en la última planta, 9F, se encuentra un restaurante espectacular para disfrutar de la carne, Urutora-Yakiniku, con pequeños reservados, con planchas en las mesas para cocinar la carne al momento, carne espectacular y un trato excelente, y lo mejor el precio que por menos de 60€ comimos los 3 como reyes.

DIA 5

Excursión de un día a Kamakura aprovechando el pase del Japan Rail, os lo contamos en Excursión de un día a Kamakura desde Tokio

DIA 6

Para nuestro último día reservamos la visita al mercado exterior de Tsukiji. Este mercado es famoso por las subastas de atún, se realizan en la zona interior de 5.30 a 6.30 con sólo acceso para mayoristas y algunos turistas con suerte ya que el espacio se encuentra limitado a 120 personas, la entrada es gratuita pero para poder entrar hay que estar antes de las 5 de la mañana. Si se viaja con un bebe no es muy recomendable así que nosotros acudimos sobre las 9 de la mañana para disfrutar del mercado, su ambiente y desayunar un fresquísimo sushi.

¿Cómo llegar? Se encuentra cerca de la estación de metro de Tsukiji Shijo de la línea Toei Oedo o de la estación Tsukiji de la línea Hibiya de Tokyo Metro. Nosotros cogimos el metro muy cerca de nuestro hotel en la parada de Daimon hasta Tsukiji Shijo.

Por encontrarse junto a nuestro hotel reservamos nuestro último ratito en Tokio para visitar el Templo Zojo-ji junto a la Torre de Tokio. En este templo hay que destacar las muchas figuras Jizo que protegen las almas de todos esos niños que no nacieron o murieron al poco tiempo de nacer hay un segundo cementerio de niños que no nacieron o que fallecieron poco tiempo después de nacer. La estación de JR Hamamatsucho se encuentra muy cerca del templo.

Después de nuestro super desayuno y visitar el Templo Zojo-ji recogimos en el hotel y cogimos el monorrail hasta el Aeropuerto de Haneda para coger nuestro avión hasta la isla de Okinawa.

img_6049

Nuestra espera en el aeropuerto se nos hizo muy corta ya que la pequeña pudo divertirse con los niños japones en los parques infantiles que se encontraban en la terminal, así que nuestro viaje a la isla fue muy relajado ya que se cansó tanto que al subir al avión durmió todo el viaje.

Nos encantó la compañía Skymark Airlines con la que volamos de Tokio a Naha (Okinawa), nos facturaron las maletas gratis y nos dejaron un carro mientras estábamos en el aeropuerto. Cuando aterrizamos en Naha nos sorprendió mucho al recoger el equipaje ya que nos envolvieron las mochilas para que no se ensuciaran pero lo más sorprendente es que facturaban hasta los paraguas y gratis.

img_6080

Pin It on Pinterest

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar