El Cabo de la Nao se encuentra en el municipio de Jávea es muy conocido porque se encuentra rodeado de calas espectaculares con aguas cristalinas.

Comenzamos la visita en el mismo cabo donde encontramos el Faro, no se permite el acceso a éste, y el punto geodésico lo encontramos en la cima del cabo al que se accede entre escaleras y piedras. Allí mismo encontramos un restaurante y merenderos. Después de acceder hasta la cima con la pequeña en brazos comprobamos que las vistas no merecían mucho la pena ya que solo se veía el inmenso mar mediterráneo sin divisar mucho más.

Así que retrocedimos al coche que se encontraba aparcado en el parking del restaurante El mirador, nos llamó la atención y entramos a tomar una cerveza, mereció mucho la pena ya que como su nombre indica tiene un mirador donde te puedes tomar algo mientras contemplas unas vistas impresionantes.

Muy cerca se encuentra la Cala Ambolo y la Isla del Descubridor. Al llegar nos dimos cuenta que el acceso no era muy fácil ya que encontramos una escalinata excavada en la roca que da su atractivo al paisaje pero es costosa si vas con niños. Se dice que es una cala poco frecuentada por el difícil acceso, pero no se si sería el caso ese día ya que habían mucho coches aparcados.

La siguiente parada fue la Cala Portitxol, también llamada la Barraca. Esta playa tiene mucho encanto por sus blancos embarcaderos y las vistas a la Isla del Portitxol (islote que alcanza los 300 metros), donde frecuentan las inmersiones para disfrutar de los bonitos fondos marinos. En la cala encontramos un buen restaurante, La Barraca. En sus inmediaciones se pueden visitar cuatro miradores: la Cruz del Portitxol, Lílla, La Falzia y el Cap Negre. El aparcamiento y el acceso a la cala es muy bueno, supongo que los fines de semana será algo peor el aparcamiento.

Y finalmente la visita imprescindible si vas a esta zona de Jávea es la Cala de la Granadella que nos encanta visitar todos los años y comer en el chiringuito que se encuentra junto a pie de la cala.

La Cala de la Granadella fue la primera que visitó nuestra pequeña cuando tenía 2 meses para reunirnos, como todos los años con los compañeros de trabajo, para disfrutar de un buen arroz en el Chiringuito.

Esta cala es espectacular con un agua totalmente cristalina, fue visitada por Bruce Willis para rodar escenas de la película ‘The cold light of day’ donde quedó prendado de ella, también ha servido de escenario para otras películas.

El problema es que es de piedras siendo bastante difícil acceder con carros de bebés y para mi gusto el mayor problema es que se encuentra muy masificada y sobretodo en fin de semana, siendo muy difícil aparcar y encontrar un sitio donde plantar la sombrilla y las toallas.

A pesar de eso os animo a venir y disfrutar de un buen baño, las calas de Jávea que se encuentran de camino al Cabo de la Nao son todas espectaculares, se encuentran a tan sólo 1 hora en coche de Alicante y parece mentira pero son poco frecuentadas por los propios alicantinos, las visitan más los valencianos y los turistas que se hospedan en los alrededores. También en Moraira encontramos calas como la Cala Moraig que también merece una buena visita, se puede disfrutar de un buen arroz en el mismo chiringuito de la Cala Moraig disfrutando de las vistas al mar y pasar un día relajado de playa que incluso tienes la opción de visitar la Cueva de los Arcos y bucear entre sus aguas cristalinas, se recomienda ir con escarpines ya que también es de piedras.

En la Comunidad Valenciana puedes disfrutar de playas y calas espectaculares. ¿Te animas a conocerla mejor?

Te puede interesar Trucos para un día de playa con bebé

Pin It on Pinterest

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar