Un fin de semana en Lisboa y con las amigas fue una experiencia que no olvidaremos nunca. Esta ciudad portuguesa es perfecta para disfrutar de una escapada con buena compañía.

¿Cómo llegar?

 

Al aeropuerto de Lisboa se puede llegar desde la mayoría de aeropuertos de toda España y desde este verano se ha estrenado la ruta Alicante – Lisboa con Tap Portugal, no es muy apta para las personas que tengan miedo a volar ya que es una avioneta de hélices y tarda en hacer el trayecto 2 horas y media. Pero a nosotras nos resultó un viaje muy cómodo ya que son apenas 50 pasajeros lo que hace que sea un vuelo rápido para embarcar y desembarcar, pero lo mejor es que te sirven un bocadillo y bebida gratis, pocas compañías europeas te dan algo gratis en un avión.

Otras formas de llegar es con el tren cama de Renfe desde Madrid o en autobuses nocturnos desde distintos puntos de España.

¡Y por fin llegamos a Lisboa!

 

Y os preguntaréis qué hacíamos vestidas de San Fermines en Lisboa… Era parte de la temática de la despedida de soltera de mi amiga, le hicimos creer que se iba a Pamplona, le tapamos los ojos y no descubrió su destino hasta que llegamos al aeropuerto de Lisboa.

Nuestra primera parada fue visitar la Plaza del Comercio y su pequeña playa a orillas del río Tajo.

 

Nos instalamos en nuestro céntrico apartamento para seis personas que encontramos a buen precio en Booking, su nombre es Cozy Baixa Apartment en Rua Dos Correeiros. Un apartamento con todo lo necesario, ubicado en el último piso del edificio con unas vistas espectaculares a la calle. Un alojamiento muy recomendable por su ubicación muy céntrico en el barrio bajo, limpieza y comodidad.

Vistas desde el apartamento

Muy cerca del apartamento se encuentra el elevador de Santa Justa para subir al Barrio Alto, nosotras elegimos la opción de subir andando para callejear por sus calles y descubrir más de la ciudad.

Llegamos hasta el miradouro de Santa Catarina para apreciar su bonita panorámica del río, el puente 25 de Abril y el Cristo Rei que se divisa al otro lado del puente. Este mirador es un lugar frecuentado por las tardes gente joven para beberse unas cervezas al aire libre con música de fondo de artistas espontáneos que crean un ambiente agradable mientras se observa la puesta de sol.

A 10 minutos del mirador se encuentra el pequeño restaurante Bairrices en rua da Barroca especializado en tapas, nos hicieron un menú por 20€ con toda la bebida incluida y pudimos degustar un montón de tapas típicas portuguesas, perdimos la cuenta de las tapas, pero eran más de 10 distintas y todas riquísimas, ¡y el postre estaba increíble! !y la tarrina de oreo la mejor! En las fotos puedes ver algunas de las tapas pero faltan muchas porque no nos podíamos resistir a probarlas y se nos olvidaba hacerle la foto. Un lugar 100% recomendable.

Después de cenar descubrimos la zona de fiesta del Bairro Alto, en la rua do Teixera en el Erasmus Corner encontramos el bar Kitsch’n Bairro Alto con la bebida muy barata frecuentado por la gente joven, es muy típico pedirse la bebida en ese bar y beberla en el cercano Miradouro de Sao Pedro de Alcantara mientras se disfruta de las bonitas vistas a la ciudad.

En la zona se encuentran bares de muchas clases, siendo muy típico el bar cubano Cohiba, pero incluso hay bares de Rock como el Eclipse o el Kitchen. Para acabar la noche se pueden ir a las discotecas, una de las más cercanas desde el barrio alto es Fiéis ao bar Do Rio, una bonita discoteca al aire libre con buena música.

De ruta turística por Lisboa

 

Una de las cosas más típicas de la ciudad son sus míticos tranvías por lo que es imprescindible subir a uno de ellos, el más conocido y turístico es el de la ruta 28 que sube por el barrio de Alfama y recorre la ciudad por los lugares más emblemáticos, por lo que por el precio de un billete puedes disfrutar de un recorrido turístico montada en un tranvía. La parada inicial se encuentra en Martim Moniz y las colas pueden llegar a ser de más de una hora ya que apenas suben 20 personas cada vez porque la mayoría de los turistas quieren ir sentados y ya no suben por lo que el tranvía cierra y se va a seguir recogiendo gente en las siguientes paradas. Nos dimos cuenta que fue un gran error esperar esa cola de más de una hora ya que si hubiéramos ido a la siguiente parada hubiéramos subido en el primer tranvía que pasara que no fuera muy lleno y a medida que se hubiera ido bajando la gente nos hubiéramos sentado nosotras, ya que mucha gente se baja en el barrio de Alfama, pero de eso no te das cuenta hasta que por fin subes después de la larga espera y piensas lo tonta que has sido de haber estado más de una hora de plantón y con el calor que hacía.

También se puede subir al barrio de Alfama con el tranvía 12, su trayecto es de 20 minutos y sale de la Plaza de Figuiera y de Martim Moniz

Precios

El precio del billete sencillo es de 2,90€ y se paga al conductor al subir. También se puede pagar con una tarjeta de transporte como la 7 colinas o Viva viagem, son tarjetas recargables y de uso individual en las que se puede recargar un billete diario para un número ilimitado de viajes por 6,15€ o recargar el billete sencillo que incluye transbordos durante 1 hora.

Horario del Tranvía 28

De lunes a viernes de 5.40 a 21.15, sábados de 5.45 a 22.30 y domingos y festivos de 6.45 a 22.30

Consejo

Mucho cuidado con los carteristas, aprovechan para robar a los despistados turistas dentro de los tranvías o en la cola.

El Mercado Campo de Ourique

En una de las últimas paradas del recorrido del tranvía 28 se encuentra el Mercado Campo de Ourique, un buen lugar para hacer una parada para comer y degustar gastronomía de mercado a buen precio, gran variedad para elegir, desde comida vegana, a jugosas hamburguesas o ricos tartar.

Belém

 

Otra visita imprescindible muy cerca de Lisboa es Belém y su conocida torre. Relajarse a orillas de río y admirar las vistas, antes de seguir con la ruta turística, es fundamental. De camino a degustar los famosos pasteis de Belém se encuentra el Monasterio de los Jeronimos. Si visitas esta zona debes de probar los pasteles de nata de la mítica pastelería Pastéis de Belém a pesar de tener que hacer cola merece la pena su espera.

Para volver a Lisboa se puede coger uno de los tranvías modernos “eléctricos”, la ruta 15E que llega hasta Cais do Sodré.

El barrio con más encanto de Lisboa, Alfama

 

Los rincones de este barrio sorprenden a los turistas, es uno de esos lugares para perderse y descubrir con tus propios ojos.

Se puede disfrutar de buenas vistas desde sus miradores.

El Miradouro de Portas do Sol

Disfrutar de unas cervezas mientras cae la noche en el Miradouro de la Igreja de Graça.

Cenar buen pescado y con vistas en el Miradouro de Santa Luzia

Y terminar la noche en el bar restaurante Chapito, todas las noches se puede disfrutar de música en directo

Chapito

Pero no todo va a ser turismo en una despedida de soltera…

¡Fuimos al festival Nos Alive!

 

Disfrutamos de actuaciones como las de Imagine Dragons y Depeche Mode, entre muchas otras.

Un fin de semana corto pero muy intenso. Nos faltaron muchas cosas que ver y disfrutar de Lisboa pero me las guardo para ir a visitarla en familia muy pronto y poder contaros más información de esta increíble ciudad de la que volví enamorada.

Pin It on Pinterest

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar