¿Se puede disfrutar de una de Las 7 maravillas del mundo sin turistas ni chinos?

Parece algo impensable sobretodo en un país con tantísimos habitantes, nosotros nos aventuramos y decidimos visitar una sección de La Muralla China menos turística y muy diferente. Las secciones más cercanas a Beijing son Badaling, Mutianyu y un poco más alejada Simatai, son las más conocidas y frecuentadas por los turistas.

¿Alguna vez has pensado dónde acaba la Gran Muralla? Sus más de 21.000 kilómetros desembocan en el mar.

Más de 300 kilómetros de distancia nos separaban de Beijing hasta Shanhaiguan, en esta ciudad se encuentra la sección más oriental de la Muralla, Jioshan Great Wall, atraviesa las montañas Yan y alcanza el mar Amarillo a nivel de la bahía de Bohai, también se conoce como “Shanhai Pass” y el “Primer paso bajo el cielo”. En 1987 fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco como parte de La Gran Muralla.

Llegamos desde la estación de Beijing South en tren de alta velocidad hasta la estación central de Shanhaiguan, la duración del trayecto es de 2 a 3 horas. Nosotros cogimos los trenes que tardan 2 horas para ir y volver en el mismo día.

Ese día cogimos por primera vez el tren en China y la impresión fue buena, cómodo y rápido. Llegamos en metro hasta la estación de Beijing South con 30 minutos de antelación y el tren salió puntual a las 8.25. A las 10.29 estábamos ya en Shanhaiguan, salimos de la estación (atención para salir de todas las estaciones te piden el billete, nosotros no lo sabíamos pero menos mal que nunca tiramos nada), a mano izquierda encontramos una oficina de turismo en la que no hablaban nada de inglés pero entre señas y viendo imágenes algo nos entendimos, nos dieron unos panfletos de la muralla china de la sección de Jioshan junto otras visitas a parques naturales de la zona. Buscamos un taxi o mejor él nos buscó a nosotros… Con un traductor que tenía el chico en el móvil nos entendimos para que nos llevará a Jioshan Great Wall pero insistió en que teníamos que comprar las entradas antes, además tenía que ser una entrada completa que incluía comida y visitar otro parque que costaba en total todo 160 Yuanes (20€) por persona. El parque se llama Five-Buddha Mountain National Park (la montaña de los 5 Budas) e incluye la sección de la muralla china de Jioshan, una zona de senderismo entre ríos y lagos y unas montañas con budas esculpidos.

Finalmente lo aceptamos, aunque ya nos imaginábamos las consecuencias, no nos daría tiempo a ver la Cabeza del viejo Dragón de Shanhaiguan (llamada así por su semejanza a un dragón bebiendo agua), donde la muralla se encuentra con el mar.

Nos llevó hasta Jioshan Great Wall por 20 Yuanes y nos encontramos ante una zona desierta, sin coches en el parking, ni autobuses, ni taxis… Entramos y nos dirigimos hacia el teleférico. ¿Nos dejarían subir con la niña y el carrito en el teleférico? Esa era nuestra duda, pero no tuvimos problema.

La entrada a Jioshan Great Wall nos sorprende con coloridos molinillos de viento y banderitas.

Seguimos las indicaciones al teleférico e intentamos entender el mapa pero la verdad es que íbamos muy perdidos y sin poder preguntar a nadie. El paseo en teleférico fue una experiencia muy buena, la niña fue muy valiente y se portó genial.

Una vez arriba seguimos subiendo por un sendero, pero nos dimos cuenta que por allí no se iba a la muralla, era un camino para hacer senderismo muy chulo que te llevaba a unos grandes lagos y a otros teleféricos que no sabemos si se encontrarán en funcionamiento, una pena no haber venido con más tiempo para disfrutar de ese paisaje y la paz que transmitía. Retrocedimos hasta el teleférico y vimos que por detrás salía otro camino, éste si que conducía a la Gran Muralla.

 

¿Se puede visitar la Muralla con carrito de bebé?

Nosotros lo llevamos a cualquier parte, aunque no lo use y prefiera ir andando la pequeña, ya que siempre después de hacer turismo llega su momento de echarse una siestecita y viene genial, cuando hay escaleras y zonas menos accesibles pues se pliega y se lleva a cuestas, por eso es aconsejable un carrito de silla ligero.

¿Qué hicimos en Jioshan Great Wall?

Fotos y más fotos, nos asomamos por los torreones y disfrutamos del paisaje. Hay que decir que no es un paisaje con mucha naturaleza cuando miras dirección a Shanhaiguan, las vistas del fondo son de fábricas y de la ciudad pero tiene la peculiaridad de que se ve al fondo el mar.

Bajamos la Gran Muralla poco a poco, disfrutando de esta maravilla del mundo que hay que visitar alguna vez en la vida.

Y una vez fuera de la Muralla China de Jioshan… ¿Ahora qué hacemos?

No había coches, ni taxis… Junto a la taquilla (si, hay taquilla, si no nos hubiera timado nuestro taxista insistiendo en que compráramos la entrada combinada hubiéramos podido comprarla en la taquilla y quizás nos hubiera dado tiempo a ver la muralla acabando en el mar) hay una oficina de turismo, le enseñamos la entrada y medio medio nos entendimos, si esperábamos hasta las 14 horas salía un bus hasta donde te dan la comida que se encuentra en el otro parque.

Nos subimos al bus solos (qué raro) y tardamos casi 30 minutos en llegar a nuestro siguiente destino, al llegar pensamos y ahora… ¿cómo volveremos a la estación? El bus nos dijo que a las 16 horas el volvía a pasar y nos llevaba de nuevo a Jioshan Great Wall a lo mejor en la oficina de turismo nos podían pedir un taxi.

¿Y la comida? Nos llevaron a un restaurante solitario y nos sacaron una carta de bebidas que no había forma de entendernos, finalmente salió con una cerveza y nos adivinó el pensamiento. Para comer un puñado de arroz insípido con unas mini costillas que si lo llegamos a saber ni nos sentamos… Pagamos la cerveza y nos dirigimos a inspeccionar la zona, un parque que se ve que era famoso por tener budas esculpidos en las montañas, empezamos a andar y nos encontramos con el típico coche eléctrico para llevar turistas.

Subimos al coche, nos pararon para hacer una foto a uno de los budas y seguimos hasta una zona donde se suponía que había un teleférico que no estaba en uso ya que tenía todas las cabinas en el suelo esperando funcionar algún día, al fondo entre dos montañas un camino, nos asomamos pero seguíamos sin encontrar nada que mereciera la pena. Volvimos para coger el coche eléctrico junto unos turistas chinos que se habrían perdido y nos echamos unas risas con el conductor que era muy majo y se interesaba con su idioma y sus gestos en saber de nosotros. Este parque en google maps aparece como Changshoushan Scenic Area.

Al salir del parque, mientras esperábamos el bus, habían un par de chinos de la zona y uno de ellos se ofreció a llevarnos a la estación de tren por 80 Yuanes y le dijimos que no, era mucho ya que por ir hasta la muralla sólo pagamos 20 Yuanes, preferíamos volver a Jioshan y allí conseguir un taxi.

Se reían y hacían sus apuestas mientras que nosotros regateábamos, al final lo rebajamos hasta 45 Yuanes.

Cuando llegamos a la estación todavía faltaba una hora para salir el tren, el tren salía a las 17.33 horas, justo enfrente había un parque (Lianhuahu Park) muy bonito con un lago y la muralla al fondo así que allí fuimos, paseamos hasta encontrar una pequeña feria con una zona para los más peques con toboganes, piscina de bolas… nuestra pequeña se lo pasó bomba y la entrada solo costaba 5 Yuanes.

Ya se acercaba la hora y volvimos a la estación. ¿Cuál fue nuestra sorpresa? Mientras entrábamos se aproximó una avalancha de jubilados chinos, empezaron a empujar y a colarse. Nos quedamos flipando ante tan mala educación y tan poco respeto. Menos mal que los de seguridad nos vieron e intentaron hacer un poco de hueco, en la vida nos habíamos imaginado que fueran así y los peores la gente más mayor.

Bye bye Shanhaiguan

Así decimos adiós a nuestra aventura en la Gran Muralla China en Shanhaiguan, un poco tristes por no habernos dado tiempo a ver el verdadero final de la muralla en el mar, la cabeza del dragón, pero contentos por haber descubierto una sección sin apenas turistas, no nos cruzamos a más de 10 personas mientras la veíamos y la mayoría eran rusos ya que está zona de la costa de China es muy frecuentada por ellos.

¡Consejos!

Ir en taxi directos desde la estación a Jioshan Great Wall que no os engañen con entradas combinadas, volver a la hora de comer a Shanhaiguan pidiendo un taxi en la oficina de turismo junto a las taquillas y después a disfrutar del verdadero final de la muralla china fundiéndose en el mar. Si vuestro itinerario de viaje en China es relajado podríais pasar unos días allí para hacer senderismo por Five-Buddha Mountain National Park y aprovechar las playas de Qingdao.

Descubre nuestros preparativos para viajar a China con niños. ¡Y no olvides contratar tu seguro de viaje para viajar a China! Pincha aquí y tendrás un 5% al contratar tu seguro con IATI

No te pierdas en YouTube nuestra visita a Shanhaiguan descubriendo la Gran Muralla China en Jioshan

Gastos:

Tren de alta velocidad de Pekín a Shanhaiguan ida y vuelta 50€ por persona

Entradas combinadas para Jioshan Great Wall y Five-Buddha Mountain 120 Yuanes cada uno (total 40€ los dos)

Taxis 65 Yuanes (10€)

Gastos totales para ver Jioshan Great Wall en un día por libre desde Pekín dos personas 150€

Pin It on Pinterest

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar