De visita por Braga en una mañana desde Coimbra

 

El centro histórico de Braga

Nuestro recorrido por Braga en una mañana comienza en la plaza de la República, presidida por una enorme fuente. Tuvimos suerte de aparcar muy cerca de esta plaza el coche en una zona de pago, merece la pena ir directamente aquí y pagar un par de euros.

Junto a la plaza de la República encontramos el clásico café La Brasileira conocido por sus pasteles. Callejeamos por las calles de su Casco Antiguo, admirando su Catedral y palacios hasta llegar al Arco de Porta Ferrea. Después tocó deshacer lo andado y volver al coche para visitar el Bom Jesús do Monte que se encuentra a las afueras, en lo alto de la colina, dominando la ciudad.

 

El Monasterio de Bom Jesús Do Monte, una visita imprescindible en Braga

El monasterio de Bom Jesús Do Monte es el segundo centro de peregrinación más importante del país después de Fátima. Se recomienda subir a pie por sus escaleras ya que realmente es un Via Crucis y se interpreta como una penitencia. Pero nosotros por comodidad, al ir con la bebé, usamos el trenecillo que por 2€ ida y vuelta era más divertido para la pequeña. Arriba se encuentra la iglesia, el monasterio y dos hoteles. Y lo mejor de todo, unas vistas impresionantes de Braga.

 

Tras disfrutar de Braga en una mañana era el turno de buscar un lugar para comer

Ya era hora de comer, cogimos el móvil y buscamos un restaurante que quedase a las afueras de Braga para llegar lo antes posible. Tripadvisor no nos defraudó, fuimos al restaurante Tia Isabel con un menú ejecutivo de 10€ muy completo y con comida casera típica (sopa, carne o pescado, postre, bebida y café). Lo mejor la atención que tuvieron con la pequeña, estaban encantadas con ella y la dueña le dio de comer el potito. Nos quedamos encantados con el servicio y la comida, lo recomiendo 100%. Visita Restaurante Tía Isabel

 

Una visita en coche por Guimarães

Después de comer nuestra idea era visitar Guimarães que se encontraba muy cerquita, pero la pequeña cayó rendida en el coche y a nosotros el estomago tan lleno nos estaba haciendo estragos. Nos pudo la pereza de bajar del coche, así que dimos una vuelta con el coche para ver la ciudad. Fue una pena no poderla visitar mejor ya que nos pareció muy bonita, con un imponente castillo y calles medievales que te introduce en un cuento medieval. Espero que algún día podamos volver a visitar Guimarães y apreciarlo bien.

Para disfrutar de una escapada de un día desde Coímbra o desde Oporto, visitar Braga y después Guimarães es el mejor plan para aprovechar el día.

Volvemos a Coímbra para pasar la última noche antes de irnos a Oporto en nuestro viaje recorriendo el Norte de Portugal.

 

 

Pin It on Pinterest

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar